miércoles, 8 de septiembre de 2010

Cat, de John Wick. Poetic masterpiece.

¿Un juego de rol de gatitos? ¿Es la obra de una jubilada que habla sola y acumula basura? No, es la obra de un genio. John Wick vuelve a reinventarse a sí mismo, a los juegos de rol y a los gatos comunes en una pequeña joya de sólo 23 páginas publicada en 2.004 llamada "Cat, a little game about little heroes".

Como es habitual en cualquier juego de rol,
el nombre del autor aparece bien grande en la portada.

Wick desarrolla todo un juego en el que tendremos el inmenso privilegio de encarnar a unos adorables gatitos que se pelean con perrros, ratones y unos malvados seres invisibles que no hacen más que trastadas. No hay aventura de ejemplo, pero no porque el tema no tenga recorrido sino porque él, como haría un buen maestro con su alumno más querido o la ONU con unos africanos muertos de hambre, nos da las herramientas necesarias para que seamos nosotros los que hagamos el trabajo. Yo sólo puedo decir "gracias".

El sistema, aunque sea lo de menos porque en el rol del bueno tirar dados es de mal gusto, cubre todo lo necesario e incluso aborda con valentía algo que nadie consiguió resolver jamás con su dignidad intacta: la magia gatuna, esos truquillos de gatos pillastres para salirse siempre con la suya. Como curiosidad, señalar que la hoja de personaje ha sido llamada "catsheet" (hoja de gato), que puede ser leído como "catshit" (mierda de gato). ¿Descuido? ¿Casualidad? No, señores, sentidazo del humor.

Mi personaje es como Ray Liotta en "Uno de los nuestros"
pero en gato y con menos rayas.

No podemos dejar pasar el habitual capítulo en las obras de John Wick dedicado a lo mucho que sabe (con datazos como cuántos pelos tiene un gato, o que los gatos no aparecen en la Biblia, que nos sirve para saber que John Wick se la ha leído entera y probablemente varias veces) ni el correspondiente epílogo en que este autor con mayúsculas, porque no se le puede llamar de otra forma, nos cuenta datos fundamentales para entender no sólo este juego, sino los juegos de rol en general, como que se ha divorciado recientemente. ¿Habéis oído bien? ¡Está libre! Hoy es uno de esos días en los que maldigo no haber nacido mujer.

Para terminar quiero citar al maestro en una entrevista reciente: "Muchos de mis juegos parecen de aventura, pero si los miras más a fondo se convierten en juegos sobre moralidad, raza y cultura". Dios, y encima es modesto. Pero modesto, modesto. Yo creo que a modesto no le gana nadie.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena tu mordaz ironía. ¡Se nota que te encanta John Wick! XD

Narrador dijo...

Juas, me parto...
Cuando veo una novela en la estantería de la librería, siempre me fastidia ver que el nombre del autor es más grande que el título de la obra. Siempre me hace desconfiar de su calidad. ¿Pero en un juego de rol?

Gerry_lopez dijo...

jodr... y yo que soy alérgico!
Un saludo..

doclusifer dijo...

Una mas de J.Wick( y van demasiadas), cada vez mas entiendo que lo dejara ma mujer...

Lato dijo...

esto esta pidiendo un crossover con el "mouse guard" a la voz de ya¡¡.... visionarios, que son unos visionarios...

Sweradan dijo...

¿Tambien puedes hacerte un gato "operado"?

Anónimo dijo...

Banda, desde Otra Realidad...

Yo si creí que lo decía en serio... -__-

Seguramente dijo...

Juajuajuajua. La modestia del señor Wock

Britait dijo...

Cada dia me gusta mas tu forma de escribir, si te conviertes en mujer quiero casarme contigo!

Velasco dijo...

Me voy a sonrojar. Aún así, cualquier cosa que me queráis decir, decídmela con un jamón.

Pablo A. dijo...

Al principio te iba a decir que, a veces, la ironía no tiene el efecto deseado porque es demasiado sutil; los dardos dan en el blanco, pero no se clavan. Releyendo el texto me doy cuenta de que era culpa mía, estaba espeso ese día.

En cuanto reorganice todo, me bajo el Mouseguard, que me ha picado la curiosidad :P

Publicar un comentario