lunes, 4 de octubre de 2010

Miedo a matar.

He notado que hay algo que se tiene con catorce o quince años y que se acaba perdiendo con el paso del tiempo. Bueno, en realidad hay varias cosas, entre ellas los granos, pero también el deseo de matar. A un director de juego adolescente no le tiembla la mano a la hora de matar un personaje, de hecho, una partida normal consiste en el director de juego intentando matar a los personajes por todos los medios posibles mientras ellos intentan sobrevivir a duras penas, o no sobrevivir en absoluto. Superar una partida es un auténtico desafío y la mayor recompensa posilbe, y morir cuando tu personaje ya tiene un buen nivel, equipo y seguidores variados un drama sin precedentes.

Pobre Yoric... Yo le conocí, Horacio.
Tenía una gracia asombrosa y un genio infinito...
Y nivel 8, y una espada vorpalina. Pisó una trampa y a la mierda.

Pero luego te haces mayor y te haces blando. Podríamos decir que te da pena matar personajes, pero mentiríamos como perros, lo que te da es pereza. Pereza de que se enfade el jugador. Pereza de que el grupo pierda a uno de sus miembros y anden cojos el resto de la partida. Pereza de tener a un tío rellenando una ficha, haciéndote preguntas y acaparando los libros el resto de la sesión. Pereza de tener que pensar una forma mínimamente coherente de meter a su nuevo personaje en medio del nivel 5 de un subterráneo. Pereza de tener que leerte otro historial... Pereza, pereza, pereza. Lo correcto sería decir que te haces mayor y te haces vago. Y de pronto te encuentras en situaciones en las que perdonas la vida de los personajes cuando de joven no hubieras dudado un segundo en apretar el gatillo.

...y cuando el Balrog estaba a punto de mear napalm sobre vuestras cabezas,
eh... se ceba con el mago pnj, se rompe el puente y desaparecen los dos.

Entonces empiezan a pasar cosas raras, intervenciones divinas que, contra todo pronóstico, salvan el pellejo de los personajes y acaban provocando a los jugadores ausencia de miedo y exceso de confianza. Saben que muy mal se tienen que dar las cosas para perder el personaje y eso... no sé, pero me parece que no es muy conveniente. Claro que cargártelos... puf... qué pereza.

17 comentarios:

doclusifer dijo...

Difícil, por que le coges cariño a los jugadores y sus personajes, ademas la muerte de un personaje, requiere uno nuevo y siempre es mas dificl meter este nuevo en el grupo. Aunque algunas muertes de PJ han servido para mejorar la historia.

Moonesia dijo...

Razón si que tienes. Yo no suelo matarlos, y no hablo de dungeons que no mastereo, si no de cthulhu solo por no aguantar al jugador llorica que quiere llevarse el scategorix.
Yo los mato cuando se lo buscan y merecen, y ya pueden llorar todo un río como el cantante de maná.

Anónimo dijo...

Tus pies de foto en general son buenos pero en este articulo te has superado.
Mis felicitaciones

Erekíbeon dijo...

Iba a comentar que había que decirle a los jugadores aquello de "sabías a lo que venías", pero acabo de recordar ese momentazo Starwarsiano en el que un par de cazas TIE lograron volar el carguero de los PJs... y yo, de aquellas un joven apuesto de melena al viento y bastante cagueta, les recordé con un susto en el cuerpo que utilizaran sus Puntos de Fuerza.

Me parece que he sufrido una evolución inversa a la tuya, jejejeje.

Midas dijo...

A mí me ha sucedido todo lo contrario, antaño era un master blandiiiito de la ostia, no mataba un personaje ni a la de tres. En mis primeras partidas les pillaba mucho cariño a los personajes y no había manera de que se fueran al hoyo. Hasta que uno de mis jugadores me dijo todo serio: "macho, me lo paso de cojón contigo, pero mata a alguno que al final nos juntaremos con mis nietos". Y dicho y hecho, ahora llevan los genitales por corbata que da gusto.Si se mueren, ellos se lo buscaron...

Carlos de la Cruz dijo...

Yo es que soy un máster mamá. Hasta en las campañas de Pendragón mato pocos personajes. Pero sí, es cierto, cuando te curras una campaña así, de la hostia, y de repente se te muere un personaje principal... qué pereza, tener que escribirlo todo de nuevo.

Más mayores, más vagos. Lo has clavao XD

Fatelux dijo...

totalmente de acuerdo, mucho curro en la campaña para luego matarlos así, en el entre acto. Prefiero matarlos en el combate final y épico.

Aunque despues de leer Canción de hielo y fuego, creo que he aprendido mucho del señor Martin, ni los protas se salvan de la tétrica parca. A ver si me hago menos vago y afilo mis puñales. Eso sí; "Los amigos de verdad apuñalan de frente y no por la espalda".

Un saludete¡¡¡¡¡

Verzobias dijo...

Pues en tus partidas perezoso no estas mucho, no.
Mas bien yo diria hiperactivo... con un toque de cabroneiro.

Ooohh, siii, que gran hazanya, vencer insectos hiperdesarrollados...

Yo trato de ser coherente. Si se lo ha buscado y tiene que morir, va a morir.
Lo que no permito mucho son los anticlimax originados en los dados.
A veces, como master, tengo los dados de cara, y un encuentro aparentemente normal, se les hace cuesta arriba y empiezan a perder PG como perras. Lo dejo correr para vayan teniendo respeto a los encuentros. Pero si en un encuentro de rutina, tengo MUCHA suerte en los dados, no mato a un personaje. Lo dejo bien jodido (incluso a 0 de vida), pero no lo mato.
Tampoco permito que una INCREIBLEMENTE AFORTUNADA serie de criticos por parte de los jugadores eche al traste un encuentro climatico. Truco la vida del PNJ y a tirar millas (asi luego los PJs se creen que era mas duro de lo que era y se masmolan mas al derrotarlo).

Ragna dijo...

Pues yo he pasado por esas etapas, pero he vuelto a la de master carnicero.

Es cierto que ahora algun dadillo truco, pero nunca dos seguidos. Si el primer golper fueron 3 de danho en lugar de 8, en el segundo ya no te libras, amigo.

Tambien ayuda el jugar a cosas mas ligeras que minimizan el tiempo de "jugadores acaparando los manuales y el de leer historiales" ;)

El Maestro dijo...

Ni caso a Carlos, que no le temblaba la mano con las heridas graves y mortales. Con la edad se está haciendo más despiadado porque elige sistemas que controla y hace personajes en un suspiro, así no le da pereza. Hablo con conocimiento de causa :O

Max-Steel dijo...

Yo nunca he sido master carnicero (salvo en el Cthulhu, pero eso son exigencias de guión) pero me da la impresión de que los nuevos juegos (juegos de mesa y videojuegos incluidos), desde su misma concepción, evitan frustar al jugador.

Antes jugabas un juego de ordenador y si morías 100 veces antes de comprender siquiera de que iba el asunto pues te aguantabas (que es eso de tutoriales???); jugabas un juego de tablero (el Risk sin ir más lejos) y te humillaban al turno 3 pues te aguantas y miras como el resto se divierte; Te hacías un pj de Traveller y te lo mataban al acabar de hacer la ficha!!!.

Ahora nada, las cosas muy bien explicaditas, puedes perder de paliza pero juegas hasta el final de la partida y los desafíos de la dificultad adecuada... Que viejuno me siento repentinamente.

Fraco dijo...

particularmente dejo que los dados hablen solos, que la historia fluya y que cada accion una reaccion que habla con una tirada, que al final puede resultar en una tragedia, asi los jugadores no sienten que fueron forzados o conducidos a la muerte si no que murieron por que asi estaba escrito, y lejos de enojarse sienten una tranquilidad... por eso usualmente los jugadores de la mesa donde juego, tienen otro personaje listo.

Lato dijo...

hombre... yo siempre he sido un master mama, pero siendo dirigido por el autor he comprendido lo necesario que es para los jugadores tener el miedo en el cuerpo, por lo menos que seas consciente de donde te metes y que si la palmas, ... pues la palmas.... una vez asumes eso te piensas mas las cosas...

DaniSpite dijo...

No se les va a matar gratuitamente a cada paso que den, pero que haya sensación de amenaza, y de que si hacen algo que no es debido, como tocarle las narices a un dragón con tu personaje novato, pues es que se lo estaban buscando

Anónimo dijo...

Pues yo me he ganado el título de sanguinario a golpe de pjs. Lo curioso es que no es mi intención el matar los personajes, pero sí el de poner, sobre todo los combates, las cosas difíciles.
Como soy de la escuela de: "haz la partida que te gustaría jugar", aunque a veces me salgan churros como soles, intento plasmar ese gusto que tengo cuando consigo salvar una situación realmente jodida, y, aunque intente ajustarlo, a veces me paso, aunque otras me quedo corto, pero como no me sabe mal que los jugadores pasen como apisonadoras cuando me ha pasado lo último, tampoco me preocupo excesivamente cuando pasa lo primero.

Un saludo

Valfus

Bester dijo...

cuanta violensia...pobres pjs..

yo depende del día...puedo ser un poco cabroncete o ser más blando...

Kalepsheel dijo...

Yo sigo siendo un master asesino minimo un personaje muerto o al borde de la muerte por sesión, me divierte ademas asi los jugadores estan más espabilados.

Publicar un comentario