viernes, 12 de noviembre de 2010

De lo grande a lo pequeño y de lo pequeño a lo grande.

A la hora de sumergirse en una partida o campaña, sobre todo si va a desarrollarse en una nueva ambientación hay dos formas de afrontarla: yendo de lo grande a lo pequeño o de lo pequeño a lo grande. Si vas de lo grande a lo pequeño empiezas dando a conocer los detalles de la ambientación: el mundo, sus naciones, su historia reciente o remota, los grandes conflictos entre civilizaciones y amenazas a la humanidad/elfidad/enanidad/gnomidad/medianía. Antiguamente los jugadores se leían los capítulos correspondientes del libro, ahora es un milagro si consigues que te escuchen 5 minutos y de aquí a tener que hacerles una presentación en Power Point sólo hay un paso. Acto seguido, los jugadores proceden a crear personajes que más o menos se integran en esos grandes temas y conflictos, es decir, que empiezan ya con la intención de ser un factor decisivo en el desarrollo de las grandes historias de su mundo.

Así se empieza en todo el cotarro.
Eso sí, la partida va a ser corta.

Personalmente, valoro las cosas pequeñas por encima de las grandes (con la excepción de las mujeres y las plazas de garaje). En mi humilde opinión, lo lógico en fantasía medieval (nótese la contradicción de lo que acabo de escribir) debería ser que, si no vives en un castillo, no tengas ni idea de quiénes son los nobles de la zona o el sistema de gobierno, o cómo va el tema de las líneas de sucesión, qué productos exporta tu nación y dónde se encuentran exactamente sus fronteras, o qué territorios se encuentran en guerra si uno de ellos no es el mismo suelo que pisas. Para hacernos una idea exacta sólo hace falta pensar en cómo vivimos ahora y añadirle la ausencia total de comunicaciones. La gente vive en su pueblo, trabaja en su pueblo, se casa con una de su pueblo o, como algo muy exótico, con alguien del pueblo de al lado al que va de cuando en cuando para comerciar, oxigenarse y pelearse con los de allí. Así, sus conocimientos deberían acotarse al lugar dónde viven y a lo que les rodea: quién es el alcalde, qué hay en el bosque que les rodea y cuál es el dios o los dos o tres dioses a los que se adora en su pueblo (fáciles de recordar porque estarán asociados a las fiestas patronales).

Vuestros héroes se encuentran en una taberna...

Así, un pueblo no debería tener más de ocho casas, tres granjas y un molino; como únicos servicios una tienda, una parroquia y una cantina, a veces ocupando un mismo espacio físico; y como únicos personajes no jugadores de importancia, las fuerzas vivas: el alcalde, el párroco y el alguacil. Lo que viene a ser un pueblo, vamos. Y los grandes temas de la ambientación sólo deberían aparecer y darse a conocer en tanto en cuanto afectaran a los personajes a medida que se van alejando de su lugar de residencia habitual.

La aventura (como concepto) debería ser el viaje desde la normalidad a lo extraordinario. Por lo tanto, si  empiezas en lo extraordinario, te vas a perder gran parte del viaje.

17 comentarios:

OtakuLogan dijo...

¿Vas a enviarle este artículo a George R. R. Martin? Porque en Canción de Hielo y Fuego todo pueblerino sabe como poco miles de rumores de fuera de su reino, xD.

De forma más general, hay que pensar también que sin una idea general de la ambientación para los jugadores (no los personajes) a mitad de la partida hay interrupciones molestas en plan "Si haces eso estarías insultando a todo el pueblo porque en este mundo es costumbre...".
En realidad supongo que si haces una pequeña introducción pero muy por encima y sin detalles específicos. Bien, entonces simplemente es una idea interesante que nunca he probado, así que no puedo estar ni a favor ni en contra.

Bulldozzzer dijo...

Totalmente de acuerdo. Lo interesante de la escalada épica de una campaña es precisamente empezar por lo pequeño, lo cotidiano y lo sencillo. Un secuestro, matar a un tipo... luego ya habrá tiempo de liarlo y hacer comprender a los personajes las repercusiones o implicaciones de lo que parecía una tarea sencilla.

Pd: A mí las tías me gustan pequeñas XD

Midas dijo...

Pues yo no estoy de acuerdo, creo que la desinformación no debería ser tan abusiva, porque pese a que hablamos de fantasía medieval siguen existiendo en esos escenarios grandes fuentes de información itinerantes, como pueden ser los bardos,o las caravanas comerciantes. Quizá una caravana de esclavos de paso por un pueblo puede aportar muchísima información a los lugareños avispados. Y en cuanto a no tener mucho conocimiento de los poderes fácticos de las zonas colindantes...vuelvo a estar en desacuerdo, la gente viajaba aunque fuese para comerciar con sus cuatro ovejas en las ferias grandes de la zona, y así se obtenían informaciones de zonas aledañas que luego eran distribuidas con fruición en las tabernas cuando se volvía al pueblo. Amén de que se escribían "bandos" para toda población adscrita a un señor o una población mayor.La gente estaba más al tanto de lo que nos parece, yo mismo me llevé la sorpresa cuando lo estudié a fondo en la carrera.
No sé, yo prefiero que mis jugadores tengan buena cantidad de información con respecto al entorno, que luego ya me encargaré yo de retorcer esa información para crear una buena trama, al menos es mi opinión. Por mi experiencia, la emoción de la desinformación dura poco, luego se torna en pérdida del interés por un escenario el que no tienen ni puñetera idea.

Midas dijo...

PD: Se me olvidaba, releyendo el texto he encontrado esto:si no vives en un castillo, no tengas ni idea de quiénes son los nobles de la zona[...]y dónde se encuentran exactamente sus fronteras, o qué territorios se encuentran en guerra si uno de ellos no es el mismo suelo que pisas.

A lo cual, vuelvo a estar en desacuerdo(Esto parece ya fijación.jeje)
Yo he pasado muchísimos veranos en un pueblo pequeño del Pirineo aragonés, y allí tooooooooooooodo el mundo sabía donde estaban sus tierras, las del vecino, las del hermano del primo del vecino, a quien pertenecían las tierras de aquellas montañas que están donde Cristo perdió las albarcas pero que son posesión de nosequien del pueblo.Es más, las batallitas favoritas de los ancianos del lugar rondaban en como tal o cual familia le compró terrenos a tal otra y si el cambio fue justo, casi parecen leguleyos, y la mitad han sido pastores y cabreros.

Y en cuanto al tema de la nobleza, volvemos a lo mismo, los chismes en un pueblo son información que fluye, porque las familias importantes se hacían notar, las nobles si cabe, más. Así que por lo general se estaba al tanto de quien o cual era el noble de la zona, aunque nada más fuera por la numismática.

Bueno, perdona la chapa Velasco pero esto es símbolo de que me ha interesado lo suyo el artículo.jeje.

Velasco dijo...

Nada, hombre, no te preocupes. Creo que aún así, la información de la que disponen los lugareños no llega a ser muy lejana en términos físicos. Sí, conocen sus tierras y a quién pertenecen muchas, pero no creo que lleguen a mucho más de 50 kilómetros de distancia. El comercio es una forma de relacionarte con núcleos urbanos, pero dentro de un radio cercano y siempre y cuando existan esos núcleos. Y la información de bardos y comerciantes, es cierto, son una buena fuente de información... desfasada. Un bardo llega al pueblo y trae noticias de la capital, pero probablemente de lo que ocurría por allí hace tres meses, cuando se marchó.
Lo que planteo no llega a los extremos de no saber cómo se llama el pueblo de al lado, me refiero a dar a los jugadores los datos que son de dominio público, que no siempre son todos los que te dan en los capítulos de ambientación de un manual.

Anónimo dijo...

De acuerdo, creo que la informacion que les das a los personajes es de acuerdo al inicio de la partida y al transfondo de cada uno, pero hasta ahi, vamos no ahi CNN y si viven en una pequeña comarca olvidada de la mano de Dios pues a lo mucho sabran lo de la comarca; cosa muy distinta que si fuera en la capital de un gran reino en lo cual su conocimiento de lo que sucede en el mundo seria mayor ya fuese cierto o no.

Anónimo dijo...

Pues yo estoy con Midas. La gente en aquella época probablemente tendría más información de la que pensamos. En general las personas son curiosas, y a cualquiera que hubiese viajado le asaltarían a preguntas. Y las historias acerca de los nobles, casi con seguridad, sería la 'prensa rosa' de la época. A ver si nos creemos que los de las vecinas cotilleando es cosa de ahora :D

Y además, aquel que tuviera algo de información la contaría rápidamente, aunque solo fuera por tener sus 15 minutos de ser el foco de atención.

Otra cosa, claro, es la fiabilidad y procedencia de la información. Las zonas cercanas a rutas comerciales estarían muy bien cubiertas. Las zonas costeras, también. Y las zonas en guerra casi que también (hay mucho comercio en una zona en guerra. Se necesitan recursos). Las zonas remotas y montañosas, mucho menos. En ausencia de medios 'profesionales' habría más rumores y cotilleos que noticias 'serias'. Y probablemente las noticias habrían pasado de boca en boca, así que estarían distorsionadas y llenas de prejuicios, adornos e invenciones.

Pero desinformados del todo, no lo creo.

El Maestro dijo...

Buenas,

Yo estoy con Velasco, ya no tanto en el tema de la información si no en la forma de plantear una campaña, desde abajo a arriba, mucho menos trabajo para el master y mucho menos también para los jugadores que poco a poco se van enterando de qué va todo el mundo y cómo funciona.

Además, que últimamente hacen muchos juegos partiendo de la base en que los jugadores son la hostia desde el minuto uno, y a mi eso no me convence.

Saludetes,

Encuentros dijo...

Habría mucha información disponible para los lugareños, otra cosa es que esa información sea útil o veraz.

Miradlo al reves, en lugar de calcular el radio de conocimientos de un pueblo, pensar en el radio de dispersión de una noticia.

Al párroco del pueblo A lo pillaron cascándosela en el confesionario. Esa tarde todo el pueblo A sabrá que el cura del pueblo es un pajillero.

A los dos días la noticia llega al pueblo B1 que está a 6 kilómetros. Alli lo cuenta uno que ha ido a comprar algo, y cuenta que el cura del pueblo parece ser algo viciocillo, aunque una canita al airea se le perdona a cualquiera. A la vez en el pueblo B2 que está a 8 kilómetros pero en dirección contraria un comerciante que se ha pasado por el pueblo original ha oido no se que rumores sobre que el cura del pueblo va a ser expulsado de la Iglesia.

A la semana los pueblos C1, C2 y C3 que se hayan a 20 kilómetros al norte del pueblo original reciben la noticia desde el pueblo B1 (el que dice que el cura es un vicioso), pero si versión dice que el cura de cierto pueblo que hay al sur ha sido pillado in fraganti acostándose con una de sus feligresas, menudo escándalo!

Por otra parte, en los pueblos D1 y D2 30 kilómetros al sur del pueblo del cura corre la noticia de que más al norte hay un pueblo donde el cura ha perdido la Fe, y parece que va a recibir una inspección por parte de alguna autoridad eclesiásticas.

La noticia se propaga conforme pasan las semanas hacia el norte y el sur. Al mes en el pueblo Z1 a 100 kilómetros al norte (la vertiente del "cura sexy") están indignados porque hay un cura Don Juan en el sur al que se sabe de buena tinta que es el padre de la mitad de los niños de ese pueblo, mientras que en el pueblo Z2 al 100 kilómetros al sur están asustados porque han oído que al norte se están celebrando misas negras y montando una secta en la misma parroquia del pueblo.

En fin es un ejemplo largo pero creo que muy ilustrativo. La información existe, su utilidad o veracidad es otra cuestión.

Britait dijo...

Ops, ese era yo que me he liado con las cuentas de google.

Velasco dijo...

¡Jajajajajajaja! Me ha encantado. Y resume más o menos mi forma de pensar.

doclusifer dijo...

Me lo parece a mi, o la gente se ha ido de parranda con el tema " historia de la información que podía obtener los personajes en la fantasía épica Vol 1"
a veces crear un buen climas cotarro al principios es como esos episodios de Tv que comienzan con todo el fregao a 100%, pero lo normal y lo mas ultima, es de menos a mas, como el sexo.

doclusifer dijo...

Joder con el parkinson, ÚTIL mas útil,

Midas dijo...

Sí Doclusifer, al menos por mi parete parece que sí nos hemos ido de parranda como dices tú, pero todo tiene una explicación.jeje. Yo simplemente veo que la posición de Velasco es tremendamente válida, pero comentaba que prefiero cimentarme en varios de los ejemplos que he citado para informar a mis jugadores y que tengan una idea clara de donde están.
La idea de Britait la veo interesante, pero em cuesta verle una aplicación directa que no decepcione a los jugadores, ya que la idea de Britait gira en torno al "crecimiento" del rumor, lo cual puede decepcionar en el momento en el que los pjs se topan con la realidad. Ojo, que igual salen cosas interesantes con la idea de Britait, pero ahora ando algo obtuso y creo que me reafirmo en mi idea, a pesar de que considero igualmente válida la idea de Velasco pese a no compartirla.

Edanna dijo...

Me ha hecho mucha gracia lo de la taberna XDD. ¡¡Igualita que el bar de mi tio!!

Saludos

Rotxo dijo...

Yo empiezo de lo pequeño a lo grande y no me lio mucho con una gran introducción de la ambientación

Cuando empiezan a moverse y si hay algún dato que creo deberían conocer (o que tendrían posibilidades de saber) pues uso "conocimiento de bardo" o esas maravillosas habilidades de "saber historia, geografia, heraldica" etc...

Athal Bert dijo...

Buen artículo. Coincido contigo en varios aspectos. Hay que sufrir lo pequeño para valorar lo grande. Un hackmaster +12 no tiene valor si lo consgues a las primeras de cambio, lo mismo salvar el mundo si no has salvado antes a tu pueblo (o haber fracasado). En cuanto a la información creo que eres demasiado extremista. Comerciantes, caravanas, pastores llevan informacion y rumores. Los Pjs deberian tener nociones (descripciones de un parrafo) de muchos sitios. En España todo el mundo sabía que el papa estaba en Roma, conocian el concepto de Roma, pero cada uno se la imaginaba como queria. Los pueblos con puerto o ciudades con más comercio deberian tener mucha más información. La veracidad de esas informaciones son conceptos con los que jugar e incluso ganchos de aventuras tal como pasaba en la vida real (y si no mira la leyenda de ElDorado o Cíbola)

Publicar un comentario