miércoles, 22 de diciembre de 2010

Se busca comercial. Vehículo propio. Negro nivel medio.

¿Os imagináis encontrar un anuncio así, de un puesto de trabajo en el que te pidieran hablar negro de forma fluida? ¿O tener un buen blanco escrito? ¿O una buena comprensión de perro? Porque tradicionalmente en los mundos de fantasía medieval el asunto idiomático se ha gestionado así, los idiomas no se distribuyen en función de una demarcación territorial, sino de la raza o especie: si eres enano hablas enano, si eres mediano hablas mediano, etc... ¿No es un poco raro? Parece que el idioma formara parte de la carga genética, el sueño de todo nacionalista. Que yo sepa, la única ambientación en la que se ha manejado correctamente este tema ha sido en los Reinos de Hierro, donde los enanos, por poner un ejemplo, hablan rhúlico (el idioma de un país), no enano. Y no todos.

Disculpe, no le entiendo, sólo hablo en tía buena.

En mi humilde opinión, los idiomas en los juegos de rol no sirven más que para incordiar. Pocas veces he visto un uso creativo de los mismos más allá del encuentro con las clásicas arcanas inscripciones milenarias y caracteres ignotos, un asunto que se podría resolver perfectamente con una habilidad de Lenguas muertas. La triste realidad es que al final la variedad idiomática se convierten en un problema para el director de juego, no para los jugadores, ya que dificulta enormemente la comunicación cuando se produce un cambio de escenario o desplazamiento por estos mundos de dios. ¿O qué ocurre cuando ninguno de los personajes jugadores conoce el idioma en el que deben comunicarse con los pnjs?
Opción A: igual que en las películas americanas, repentinamente y a pesar de que el pnj es un eremita beduíno que jamás ha tenido contacto alguno con otro hombre, confiesa hablar el idioma de los jugadores porque lo ha aprendido... oyendo la radio, leyendo prospectos de medicamentos o cualquier otra tontá.
Opción B: de repente, una mano con un lápiz se cierne sobre la ficha de un jugador y, mientras marca un rango en Idiomas, se escucha la omnipotente voz del director de juego que dice "ya está, ahora hablas beduino, podemos continuar".

La verdad, deberíamos ahorrárnoslo.

12 comentarios:

Transmetropolitan dijo...

Bueno, el juego de rol por excelencia de los idiomas rarunos es El Señor de los Anillos... y también lo es por la parte de los muchos nombres de las razas, porque los rohirrim no son sólo rohirrim, también son eorlingas, por ejemplo.

Y los enanos hablan Khuzdul (que no tiene nada que ver con el Kuduk -a veces llamado Hobbítico- que es una variente del Oestron).

Otro juego con una increíble gama de idiomas es el Runequest ambientado en Glorantha... pero es tan amplia que no conozco mucha gente que use todas las familias lingüísticas y los grados de semejanza entre idiomas.

Juan dijo...

Joder, es que para eso está la lengua 'común' de toda la vida. Vamos, como el inglés hoy en día, que es común en todo el mundo excepto en España que no lo habla ni dios.

Y luego ya, eso sí, lenguas particulares y dialectos varios, para el caso de que sorprendas a alguien hablando catalán en la intimidad y quieras saber que puñetas está dicendo...

OtakuLogan dijo...

También está la opción C, Velasco, sino tienen un idioma en común, no pueden comunicarse. Es como cuando hay tesoros y trampas pero el grupo no tiene pícaro; se fastidian, xD.

Cubano dijo...

¿Y lo divertido que es, salvando las distancias, meter a tres españoles y un francés de incógnito en La Tortuga, presentándose como dos franceses, un polaco y un mudo (porque dos mudos era ya forzar las estadísticas)? ¿O cortar al jugador porque su personaje está dando explicaciones demasiado complejas a otro pj para lo que sabe del idioma que habla aquél?

Nirkhuz dijo...

xD, que buena Cubano!
Y es muy cierto eso de los idiomas. Par aun juego se podría simplicar en idiomas vivos e idiomas muertos... si no, se puede liar parda!

Transmetropolitan dijo...

Yo recuerdo una partida de aquelarre en la que mi personaje era el único capaz de hablar con todos los demás PJs... Es más, había una chica árabe que de hecho sólo podía hablar conmigo... tenía ya complejo de wookie ^^

Jose Manuel dijo...

Jajajaja...
¡Si es que quien no se divierte es porque no quiere!

Jorge dijo...

También está la opción de contratar a un guía/intérprete. No debe de ser muy difícil; que un PJ se vaya al mercado, se suba a una caja y se ponga a gritar "¿Hay alguien aquí que hable mi idioma?".

Seguro que los guías-intérpretes funcionan bien como secundarios cómicos y como traidores oportunistas.

DaniSpite dijo...

En MERP si tu raza, cultura o lo que fuese no hablaba el Oestrón por defecto, llegaba el momento de aprovechar los puntos que tuvieses para aprendizaje de idiomas, que no era plan de quedarse con cara de bobo en las conversaciones.
Luego, en el sentido opuesto, dirigiendo Vampiro me encontraba con personajes de orígenes variopintos, que quedaba muy chulo tener un vampiro de Europa del Este, o uno que fuese un vikingo o vete tu a saber. La cosa es que ni al Tato se le ocurría ponerse un punto en lingüística, lo que dejaba dos cosas:
-Vampiros de origen exótico que no se enteraban de nada (uno intentó leer la mente de otro vampiro para enterarse de la conversación, arrojando la pregunta "¿Pensamos en imágenes o en palabras?")
-Vampiros antiguos idiotas, que mandan a sus chiquillos a arreglar desaguisados por las Américas, pero les da por elegir a los que no hablan inglés.
Al final sólo usaba el idioma como exigencia del guión

doclusifer dijo...

Prefiero el Babelfish, los microbios traductores de Farscape o los traductores simultáneos de Startrek...Aunque siempre puedes viajar a otra galaxia y la gente habla ingles como Stragate.

Si, los idiomas en los juegos de rol solo sirven para incordiar al master.

El Maestro dijo...

Yo quiero hablar en "Tía Buena"

Nebilim dijo...

Yo odio que haya múltiples idiomas, porque va el DJ y te pone una misión con personajes hablando en otros idiomas, subes la habilidad de idiomas y no se vuelve a usar en toda la partida cuando hay habilidades más aprovechables.

Publicar un comentario