martes, 11 de enero de 2011

Encuentros inolvidables.

Me gustaría iniciar una serie de artículos acerca de esos encuentros inolvidables que a veces encontramos en módulos y aventuras; y no me refiero a  las trampas más ingeniosas, el enfrentamiento con cientos de acólitos de un dios malvado en un puente sobre un río de lava o la confrontación con el villano que ha estado dando por saco durante toda la campaña, sino a esos encuentros realmente inolvidables: los que no resisten un análisis.

Estaba yo leyendo la edición de Dalmau de "El Palacio de la Princesa de Plata" para D&D Básico cuando me topé con un encuentro que me hizo soltar una carcajada. Os pongo en antecedentes: un palacio sobre el que cae una maldición, todos su habitantes quedan convertidos en piedra y el palacio rodeado de un campo de fuerza que aniquila a todo el que lo toca, aunque los pjs se las agencian para entrar porque si no sería una partida muy corta. Pues bien, si nos fijamos en la tabla de encuentros aleatorios de este aislado, ominoso y maldito lugar, nos encontramos con...

...un oso.

Cágate lorito. Se ha colado un oso negro y, pues nada, ya se queda ahí a hacer su vida y sus cosas de oso negro. Muy importante el detalle de que no hace falta darse de piñas con el oso. Se le puede ofrecer algo de comer, como un salmón o algo así de oso (que uno nunca se va de aventuras sin salmón ahumado noruego en la mochila), en cuyo caso el oso no atacará y se irá... pues no sabemos a dónde irá. A hibernar a una esquina, supongo.

Pero no te lo pierdas que, no contentos con ello, en lugar de disimular que han puesto un oso por meter algo a lo que se pueda enfrentar un grupo de nivel 1, agarran y meten una ilustración que describe a la perfección este encuentro y que no es otra que...

¡El oso agazapado detrás de una esquina! ¡Susto o muerte! ¡Ja, ja, ja, ja!

Y este no es el único que me llamó la atención. 41 áreas más tarde, si los aguerridos aventureros abren la puerta que conduce a los calabozos, se encontrarán pues... con lo normal cuando uno abre la puerta que conduce a unos calabozos...

Dos monos... pero, ojo, de pelo blanco.

Vale, el oso se coló en palacio por unas cavernas pero, ¿qué porras hacen dos monos albinos metidos en los calabozos? ¿Cumplir condena por posesión? Eso explicaría el pelo blanco. Y lo mejor de todo es que, según la descripción, si el grupo ignora sus amenazas, atacarán... ¿y si no las ignoran qué hacen? ¿Volver a lo suyo? ¿Irse a dormir con el oso? Para que luego digan que es difícil diseñar aventuras cuando sólo hace falta olvidarse de toda lógica y tirar de manual de monstruos. Otra cosa no, pero así conseguirás que tus jugadores nunca sepan con qué se van a encontrar tras la próxima puerta. Y lo mejor de todo es que todavía no he terminado de leer la aventura, así que espero con ilusión que aparezcan más encuentros inolvidables.

¿Y vosotros? ¿Recordáis algún encuentro inolvidable?

22 comentarios:

Ragna dijo...

En defensa de la ilustracion, dire que parece mas un "girais la esquina y (tirada) veis un oso con cara de hambre" mas que una emboscada del oso XD

sobre los monos solo puedo decir: "no hay dungeon que se precie sin mono" :P

Ahora mismo no tengo la mente fresca pero tratare de hacer memoria cuando llegue a casa que seguro que tengo mas de una de esas.

Bulldozzzer dijo...

Que chungo por dios XD

Transmetropolitan dijo...

Ostia lo que me he reído con el oso agazapado... ¡Joder, estas cosas no se me hacen, que estoy en la oficina!

Velasco dijo...

En realidad tengo otra teoría sobre el oso: es un oso ejerciendo la prostitución en una esquina.

Cubano dijo...

Jooooder... Y los módulos oficiales de MERP me parecían malos.

El Maestro dijo...

Hombre, en Hackmaster había muchas de estas, pero ahí las metían aposta... ¿o no?

Athal Bert dijo...

Pues yo pongo monos blancos en todas mis aventuras... quizás el raro eres tu ;)

Edanna dijo...

¿Nadie recuerda el Kraken en un charquito de una de las torres del castillo de Herübar Gülar? EL castillito que venía en el MERP.
Vale que el charco conectaba con una red de cuevas pero, no sé...¿un kraken?

Digo yo que antes te encogías de hombros y hoy existe el control de calidad, que es un aguafiestas.

DaniSpite dijo...

En el mismo castillo de MERP del que habla Edanna también había un oso, mascota del cacique que lo habitaba, pero claro, después de lo del kraken de charco, te parecía lo más normal...
Y en otra de las aventuras del básico, creo recordar, te topabas con un peligrosísimo jabalí. Y si, era tan peligroso que mató a uno de mis jugadores, y dejó bastante machacado a otro...

markirian dijo...

decimos de cthulhu pero en MERP nadie se acercaba ni a un charco, y menos si las aguas eran oscuras, por el miedo al kraken. Una primera partida demasiado letal

Ragna dijo...

Acabo de recordar el mimo-golem-elemental de Mierda que sale en (SPOILER) el nivel 1 de Rapanatuk...

Pa mear y no echar gota, oiga.

rpgfreak dijo...

Yo recuerdo en "Retorno a la Fortaleza en la frontera" para Ad&d que sale un terraron paseando por el camino...ya me diras, pejotas de lvl 1 y un terraron (bicho estrambotico como los killer monkeys bees esos) Y no hablar de los encuentros en los tuneles

Nirkhuz dijo...

joe, que cosas...

Ragna dijo...

Precisamente la bulette de "Retorno..." fue la responsable de mi primer TPK en GURPS, en mi primera partida de GURPS con mi primero moemnto "Que cojones..." de GURPS cuando el caballero dijo que cargaba a caballo contra ella. Consultamos las reglas de carga a caballo y aun tengo pesadillas: velocidad por asalto, peso de la montura y ginete, cuadrado de la distancia recorrida...

Fatelux dijo...

Alguien se ha leído "La mansión Morrick" para 3.0 de D&D? Flipé cuando en la fuente de delante de la mansión, que apenas medía 4 casillas, salieron y atacaron dos cocodrilos, no me extraña que atacasen, porque debían estar demasiado apretados.
Pero la cosa no acaba ahí, el salón del a"mansión medía como 8 casillas y se supone que era el lugar donde se celebraba un banquete de boda, los invitados estarían de pie y apiñados??? a veces el que diseña los módulos es penoso, pero el que hace los mapas de la aventura es un auténtico cachondo.

Un saludo a todos¡¡¡

Ragna dijo...

Hombre, 8 casillas son 12 metros. No dan para una boda gitana pero para una asi intima si que da :P

Lo de los cocodrilos ya es otra historia XD

Rotxo dijo...

A algunos Mega-dungeons con overbooking de criaturas me resultan comicos
1º sala: tres esqueletos
2ª sala: un cubo gelatinoso
3ª sala: cuatro hobgoblins jugando al poker
Pasillo: una manada de ratas terribles
4ª sala: un troll echandose la siesta
...

Que la ecología de los dungeons no esté perfecta es un clásico de este juego pero un poquillo de coherencia para diseñarlos tampoco viene mal

El kraken en la torre inundada ha traumatizado a todos los jugadores de rol que conozco XDDD

DaniSpite dijo...

Estuve ayer repasando el módulo de Herubar-Gular de MERP, y además de descubrir que no, no tiene conexión con un río subterráneo, esa conexión la tiene el foso que atraviesa la muralla semiderruida, y que el animalico mide 7,5 metros, y vive en un pozo de 12 metros de profunidad en el interior de una torre de 15 metros de diámetro. Y yo creía que los peces de colores que tenía de pequeño estaban estrechos en esa pecera...

PD: También repasé lo del jabalí, y al no encontrarlo, supongo que sería un añadido personal para darle más vidilla a una incursión en el bosque.

DaniSpite dijo...

PD2: Acabo de darme cuenta: el jabalí salía en otra aventura que aparecía en la 1ª edición de MERP, pero no en la 2ª. Ya sabía yo que esa idea sanguinaria no era mía...

Edanna dijo...

Se llamaba: "Los colimbos del páramo largo" creo recordar. La quitaron para sacarla después a parte creo. Anda, me he liado con las conexiones subterraneas entonces, XD.
Anda que no me he reido ni nada con estos comentarios. La ecología que comenta Rotxo es para hacer una tesis. XDDD

Saludos

Velasco dijo...

Investigaré todos los casos expuestos, a ver si sacamos para otra entrada interesante sobre ecología alternativa del dungeon.

doclusifer dijo...

Hostias un osos ninja, JAJJAJAJJAJAJAJJAJAJAJJAJAJ

Publicar un comentario