viernes, 11 de febrero de 2011

Cómo mola, a ver si te lo diriges.

Esta situación empieza a resultarme excesivamente familiar: descubro un juego, lo leo, me entusiasmo, imagino mil personajes que me gustaría probar, las aventuras que viviría con él y los combazos que llevaría acabo con todas sus pijadillas, lo comento con alguno de mis jugadores habituales o no habituales y rara es la vez que no me respondan con un "Cómo mola, a ver si te lo diriges".

Ah, me toca a mí otra vez... qué guay...

"A ver si te lo diriges"... ¿Qué pasa, que tú tienes alergia al papel? ¿No tienes mesa en casa? Está demasiado extendida la creencia de que un director de juego es director de juego porque no le gusta jugar, sólo dirigir. Y no, los directores también somos seres de Dios a los que de vez en cuando nos gusta preocuparnos sólo de nuestros puntos de golpe y quejarnos de lo injustas que son las decisiones de otros. Sin embargo, muchas veces la vida (que es el otro nombre con el que se conoce a la panda de cabrones que juega contigo) nos empuja hacia el noble arte de la dirección ya que nadie más se presenta voluntario o, si lo hace, lo hace de mala gana y de pascuas a ramos. Por lo tanto ante la pregunta "¿Un director de juego nace o se hace?" La respuesta es, sin lugar a duda: "lo hacen".

El Amo del Calabozo, un caso dramático de encasillamiento.
Nunca consiguió jugar.

Queda así abierta la encuesta sobre los hábitos de dirección de los roleros de España. bueno, vale, de los lectores de Tranquilos... seguro que son minions. ¡Voten!

24 comentarios:

melassta dijo...

Yo he dirigido y jugado casi a partes iguales, pero he decir que de un tiempo a esta parte estoy dirigiendo todas las partidas. Y sí, algunos tienen alergia al papel, alergia a comprar libros (casi mejor, porque si no se crea un monstruo sabelotodo, al menos en mi experiencia) o hasta los dados. Gracias si compran algo para merendar...

- A.J. El Cuarto Oscuro. La Sociedad Oculta dijo...

Te comprendo perfectamente, sufro de la misma enfermedad...

Un saludo!!

CP dijo...

Pues yo me temo que soy una excepción, ya que lo que me gusta es dirigir, y jugar solo alguna vez suelta, para divertirme un rato, y sobre todo, para aprender.
He sido el master desde la caja roja (lo digo para que demostrar que es desde hace mucho tiempo, y aun asi no me ha aburrido) y la verdad, espero seguir siendolo un poco más.
Eso si, incluso aqui en Madrid, muchos masters lo son por que no hay otro dispuesto, eso es cierto.

El Maestro dijo...

A mi me gusta dirigir y jugar a partes iguales así que me temo que no hay opción que se ajuste a mi situación :P

Edanna dijo...

Yo siempre he tenido mala suerte con los DM. Además de ser escasos y por tanto tener que dirigir yo, casi siempre confundían un entretenimiento en el que lo que importa es divertirse entre todos con, un medio eficaz para subirse a un púlpito y mostrarle al mundo su "maravilloso" mundo interior.
Quizás por eso huyo de los sistemas demasiado abiertos, no sé.
Pero cuando comento una y mil veces de dirigir, me miran como si esa fuera la encomendación a estudiar unas oposiciones por la fuerza o algo. No sé.
Creo que el DM se hace en un momento determinado, leyendo alguna parte significativa de un libro que en ese momento los atrapa, y ya no los suelta jamás. El evocador texto de la edición original de la caja roja por ejemplo, o la redacción de algunos primeros capítulos de libros como "la llamada..." son buenos ejemplos. Si eso no los enganchó en su momento, convirtiéndolos en Dm´s de vocación, dudo que algo lo haga despues. Exceptuando el interés real por supuesto.

Así que siempre me toca dirigir, y sufro, por no jugar. He jugado muy poco la verdad.
Snif...

Saludos

Torak dijo...

Uno que tambien se vió obligado a dirigir mas que jugar, por suerte la gente me va quitando dias y tengo mas tiempo para mi mismo y solo ir a tirar dados y fardar con los pnj :P

Nirkhuz dijo...

Al principio solo jugaba. Ahora solo dirijo. Añoro a mi guerrero enano... Como dice Edanna... Snif...

Luis M. Rebollar dijo...

Pues en mi caso, y es más común de lo que parece, soy Master de vocación, y me deja bastante frío jugar. Me aburre. Tiene que ver, supongo, con mi naturaleza hiperactiva; las pocas veces que juego tiendo a monopolizar porque soy el primero en saltar a hacerlo todo. Así que me parece más divertido y fascinante dirigir, por lo que no tengo ningún problema porque la mayoría prefirais lo contrario, jugar.

Y no creais que soy de esos que, como dice Edanna, luego voy imponiendo mis creaciones para que todos me digan que guapo y que listo soy, no. En su día yo también he sufrido a imbéciles (e imbécilas) de esos; los más dañinos son los que crean un pnj que siempre forma parte del grupo al mismo nivel que los jugadores, y es la forma encubierta de que el Master esté juando su partida, que ya es enfermizo, de onanismo en público, vamos.

Los que hayan jugado conmigo saben que llevo cuatro buenas ideas sueltas a la partida, nada de historias, y luego improviso a lo bestia. Para mi el rol es un "sandbox", y la creación común de Master y jugadores durante la partida. Precisamente por eso, además de la poca preparación previa -que uno tiene vida propia muy intensa-, prefiero los sistemas abiertos con los que puedo crear lo necesario al vuelo. Cuando he dirigido a D20 puro y duro, mis partidas han resultado aburridas, auténticos fracasos.

Bueno, lo dicho, que el Master de vocación existe, es un rollo que mola mucho, y no tiene porqué ser signo de un vanidoso más o menos insufrible. :)

Anónimo dijo...

En mi caso nunca he tenido mucho problema en que alguien dirigiera (y juego en varios grupos). Más bien me siento un poco frustadete porque me habría gustado dirigir más a mí. Ahora la situación es que no puedo conseguir experiencia porque no la tengo, ¿mola, eh?
Quiero resaltar que en todos lo grupos en los que juego o he jugado simpre ha estado repartido o compensado el tema de dirigir (¿habrá sido suerte?).
Terron

Icevvind dijo...

Dirijo yo, el 90% de las veces... Pero me gusta. De todas formas, viendo la encuesta y sabiendo que el jugador medio tiene, eso, alergia a comprar un libro, dados, etc... creo yo que prácticamente todos los que visitamos blogs, foros y demás somos directores. Y la razón es esa, los jugadores también le tienen alergia a buscar informacio XDDD

Lato dijo...

creo que voy a hacer un blog de damnificados por Velasco... en primer lugar sus propios jugadores. No le creais, el es el primero que se autosabotea... aunque si que es cierto que tenemos un buen par de parasitos dentro del grupete... pero que le vamos a hacer, se les coge cariño, como a las mascotas.

Lord Aion dijo...

Pues entonces mi grupo debe ser raro, ya que de los 7 que estamos, 5 queremos dirijir. Es mas, a veces hasta hay hostias por ver a quien le toca.

itaqua dijo...

Pues el grupo de mi novia se turna religiosamente para masterear, aunque cuando le toca a ella, sufre como si fuera una tortura. XD

DaniSpite dijo...

Casi siempre me toca dirigir, cosas de ser el que introdujo el rol en el grupo, primer máster, y de ahí hasta hoy. Llegó un momento en el que en casi cada partida había un PNJ que se unía al grupo, y no era más que mi personaje...
Luego en otro gurpo que pillé, nos alternábamos cada fin de semana uno, cada cual con su partida, en dos o tres juegos distintos, repitiéndo personajes entre varias campañas del mismo juego pero con distinto director, y todo muy relajado.

Mr. Pokepollo dijo...

A mi me pasa TAL CUAL lo pones...encuentro un juego nuevo o que pinta bueno y me acaba tocando dirigirlo...nadie tiene la decencia de decir..."mmm, me gustaria dirigirlo, me dejas?"

yo diria: "Pero faltaba mas!!, que si quieres te lo imprimo y ni siquiera lo leo para no spoilear los secretos y eso"

. . . . . . ..

pero nunca pasa...nunca...y lo mas triste es que en realidad me gusta dirigir, me gusta crear historias, y hubo un tiempo que en mi grupo era un 50/50 de jugadores y masters..pero ahora tecnicamente, si no mastereo, la jornada se arruina...

ojalá algun día surga la iniciativa de parte de los pj's para dirigir y eso...

y mejor aun, algun consejo para "forzarlos" a jugar de manera mas activa en las partidas y no que se esperen que la comida les llegue ya mascada a la boca....

Vito dijo...

A mí me gusta tanto dirigir como jugar, el problema es que a veces la única forma de probar un juego nuevo es dirigirlo uno mismo, por mucho que quisiéramos jugarlo. Entre eso y que soy uno de los pocos en mi grupo de juego que están dispuestos a currarse (o aunque sea dirigir) una campaña, la verdad es que en los últimos años he acabado dirigiendo yo casi siempre. Antes teníamos un sistema de rotación, aunque lo cierto es que casi siempre dirigíamos los mismos tres y alguno no llegó a dirigir nunca (pero hay algunos jugadores que es mejor que no dirijan nunca, la verdad). Claro que tampoco puedo quejarme mucho, porque he rechazado jugar alguna que otra partida para poder dirigir un juego que quería probar.

Pero sí, a veces se echa en falta la emoción de jugar y no saber de qué va todo el asunto, o el poder llegar cada semana y sentarte sin tener que haber preparado nada.

Por otra parte, creo que es bastante penoso y una prueba de inmadurez masteril el meter un pnj en el grupo que en realidad es tu personaje. Lo he visto hacer a un par de masters inexpertos y creo que sólo sirve para quitarles emoción y protagonismo a los pjs. Supongo que todos los masters hemos acabado tirando dados contra nosotros mismos alguna vez, pero creo que es algo que hay que evitar en la medida de lo posible. En fin, podría hablar de jugadores insistiendo en reclutar pnjs y pnjs salvando el día, pero ése no es el tema.

Britait dijo...

A mi me gusta mas dirigir que jugar, sinceramente. Estoy demasiado a tener controlada toda la trama y cuando juego a veces tomo el papel del master y digo lo que va a pasar a ontinuación. Luego me retracto y paso a un estado de pasotismo, para evitar ddar mas problemas en la mesa, pero no me gusta jugar de jugador.

Además siempre termino siendo el lider de la mesa y acaparando todo el protagonismo. El caso más extremo que recuerdo es manejando un niño de 12 años en un modulo de terror donde habia un asesino en serie (que estaba de parte de nosotros) y un marine de los estados unicos, con habilidades de combate de la hostia, y yo solo con un tirachinas... y los tios me preguntaban a mi que debiamos hacer.

Mi voto porque el master sea master.

Beliagal dijo...

Como a algunos compañeros, lo mío es ser DJ de vocación. Me encanta. Sin embargo, juego, pero termino aburriéndome y con el gusanillo de dirigir reconcomiéndome por dentro.

Philip dijo...

A mi me gusta ir cambiando, dirigir un par de partidas y luego jugar una o dos, también.
En el grupo no solemos tener demasiados problemas con lo de turnarnos, aunque hay algunos que solo han dirigido una o dos veces y hay gente que lo hace a desgano.
El problema fundamental es que jugamos poco, así que siempre nos quedamos con ganas, sea de dirigir, sea de jugar.

Philip dijo...

¡Vaya! Ya tienes setenta y cinco votos en esta encuesta. Como se nota que has superado los cien minions.

Anónimo dijo...

Icevvind, creo que has dicho algo interesante. Es un perfil bastante común en muchos jugadores el que no se interesan o rebuscan nada. Sin embargo, de la gente que conozco, todos los que lo hacen dirigen.
Me cubriré las espaldas con aquello de ni todos los hobbits se van de aventuras, ni todas las aventuras son para hobbits.
Terron

doclusifer dijo...

No voy a discutir, esto es como los colores. Hay juegos, jugadores y directores, me gusta dirigir, pero mas me gusta dirigir mi propio mundo, mis propias aventuras.También según que juego, hay otros que me gusta jugar, hay otras situaciones que el master es mejor que uno en el juego y luego esta la relativa de repartir el trabajo, ya esta, esto es como si un día quieres vino y otro un cubata.

Nebilim dijo...

Yo sólo he jugado aunque me gustaría dirigir. Mis antiguos compis no me dejaron (no es que les hablase demasiado del tema)... pero es que creo que les asusté cuando vieron que todos mis personajes eran bizarros. En fin.

Cubano dijo...

No sé cuál es el problema con los personajes bizarros. Lo raro es lo contrario. En casi quince años de máster, sólo he tenido un personaje cobarde en la mesa. Prudentes, sí, suicidas, también, y valientes, la mayoría. Extraño grupo tenías.

Publicar un comentario