miércoles, 25 de mayo de 2011

Es que mi personaje es así.

Un juego de rol es, por definición, un juego de interpretación pero, ¿hasta qué punto hay que interpretar? Y no me refiero a lo molesto que resulta tener a un tío al lado hablándote como en la edad media durante cuatro o cinco horas, a fuego, sin descanso y corrigiéndote cuando tú hablas normal; sino a los que interpretan a su personaje por encima de todo y caiga quien caiga, olvidando que el resto de personas que hay en la mesa son jugadores y no pnjs cuya única función es apoyar la profundidad y compleja psicología de su genial creación.

"Hola, niños, ésta es mi hija. No tiene amiguitos, ¿quéréis jugar con ella?"
"Papá, por favor, no me vergüences. Te estás saliendo de personaje..."

Muchas veces, estos prodigios de la literatura, diseñan un personaje con tantos matices y contradicciones como formas de tocar los genitales a los demás, cosa que no dejan de hacer en cuanto se les presenta la menor oportunidad, e incluso buscan rasgos de personalidad que favorezcan el conflicto con otros como punto de partida.

Recientemente he tenido que abandonar una partida por uno de estos casos. Un jugador (varón) se hizo un personaje: una mujer que odiaba a los hombres, especialmente a los guapos. Más allá de las inquietantes lecturas que Froid pueda extraer de todo esto, tuve la mala suerte de haberme hecho un bardo. Y así, desde el minuto uno, la partida fue un ejercicio de paciencia por mi parte e insultos por la suya. Que si hombre tenías que ser, que si vaya inútil, que si menudo idiota... Lógicamente llegó un momento en el que le di un toque, y su respuesta fue: "No te mosquees, no lo digo yo, lo dice mi personaje". "¿Y tu personaje no podría aflojar un poco?" "No, es que es así". "Ah, bueno, pues si es así no se hable más, usted perdone, buenas tardes".

Otro que se hizo un personaje muy tonto y no ha sabido dejarlo.

En resumen: que gilipollas los hay en todas partes.

27 comentarios:

Ragna dijo...

Por esa etapa pasamos muchos en la adolescencia. Luego te das cuenta que lo importante en una partida es que todo el mundo se lo pase bien, y los personajes deben tener "la diversion de todos" como máxima.

En fin, capulloes en todos lados ;)

Anónimo dijo...

Eso debe cortarlo el master desde el principio. ¿Que dice que odia a los hombres guapos y hay un bardo en el grupo? Pues no, ahora vas a odiar a los orcos guapos, y no se hable más ;)
Este es un problema que suele ocurrir en Aquelarre, ya que uno de los rasgos que puede tener tu personaje es la misoginia u el odio a personas que profesen otras religiones. En mi caso, era un rasgo desaparecía automáticamente cuando podía dar lugar a conflictos en el grupo.

Tadevs dijo...

Me da que el "Anónimo" anterior olía a A. Polo que tiraba patrás... En cualquier caso todos hemos visto situaciones así en las mesas de juego. Siempre me pareció que la gente que monta esas situaciones tiene cierta nostalgia de esa relación hetero-racista-amor-odio entre Gimli y Legolas.

Me ha encantado lo de Lars von Trier xDDDDDDDDDD

wachinayn dijo...

Yo estoy convencido de que es imposible jugar a la Dragonlance precisamente por esta razón.

Porque siempre, siempre, siempre hay alguien que se hace el puñetero kender. Y es que claro, "los kenders son así".

Wulwaif dijo...

Yo tenia 2 soluciones faciles.

Como Jugador...

... Cuando ocurría esto me cargaba al PJ de la otra persona.

Como DJ...

... Ignoraba el rasgo y le avisaba al jugador.

Ya veis soluciones sencillas a problemas sencillos.

Ricard dijo...

Recuerdo cuando era joven (hace más de 20 años) que me hice un Pj racista, egoista, sádico... Una perla. En su primera partida el grupo estuvo a punto de matarlo, y se salvó porque uno de los Pj (mago) le lanzó un hechizo que lo vinculaba a él. Así, el mago podía aconsejarle sobre "cómo comportarse"
Al cabo de muchas partidas el mago murió, y el hechizo se rompió.
En la siguiente partida mi Pj volvió a comportarse como siempre
Y el resto del grupo, esta vez sí, lo linchó.

OtakuLogan dijo...

Es un peligro. ¿Pero y la otra cara? Hacerse personajes genéricos como el enésimo clon de Conan el bárbaro que no se relaciona con los demás. Cuando llevas poco tiempo en el rol me parece bien la acotación de personajes; cuando llevas mucho, es mejor la pelea interna por chorradas que la enésima partida "vamos dónde el master nos envía porque somos así de mansos".

DaniSpite dijo...

Ya sabemos que tu personaje odia a los hombres, que el bardo te cae mal. ¿Por qué no frenas un poco? No hace falta que nos lo estés recordando a cada segundo. Déjalo caer cuando sea relevante y punto. Estamos en una mesa de juego, no en una mazmorra, así que relaja, ¡coñe!

El Maestro dijo...

Si es que tienes que dejar de compartir mesa de juego con sociópatas XDDD

Anónimo dijo...

Hey hey hey, dejenme a Conan en paz! Que la mayoria relacione a Conan el Cimmerio con Arnold el barbaro de las peliculas no significa que los que hagamos tributos constantes con nuestros personajes hacia el Rey de Aquilonia seamos todos unos genericos.

Regresando al tema en cuestion yo hubiera solucionado el problema de esa mujer odia hombres con una avanzada de orcos que, en aras de repoblar su tribu, buscan mujeres que secuestrar y violar.

Vilrandir dijo...

Mi estimado, puedo decirte que no estas solo. Escribi hace unos meses un articulo en mi blog (al cual hare promoción descarada en un segundo) y la verdad es que hay cada personaje jugando rol en el mundo...
http://purospinchesjuegos.blogspot.com/2011/01/para-ti-el-unico-verdadero-jugador-de.html

Anónimo dijo...

Juegos de rol, ejemplificando trastornos de personalidad desde 1974.

Sou dijo...

Le doy toda la razón Sr. Velasco... hace algunos ayeres mi DM suspendió toda la partida por un jugador que la (si, he dicho "la", mi DM es mujer) terminó por sacar de sus casillas con su personaje, no hace falta decir que se ha negado volver a dirigirle otra partida de D&D.

Y Vilrandir, aplaudo la entrada en tu blog especialmente porque también eres mexicano. Aquí en el sur también hay algunas personas que tienen esas ideas prepotentes y exageradas sobre los juegos de rol... diría que les haré llegar tu blog pero ya están más allá de todo remedio.

Y en otro orden de cosas, "El Heredero de Piedra" debe ser continuado... aún cuando Blogger no me deje entrar bien a mi cuenta.

Bulldozzzer dijo...

Soy de los que piensan que los personajes han de tener personalidad, pero está claro que hay un límite de cansoseo que no debe soprepasarse. La verdad es que es muy difícil entender si el nivel de cansoseo era alto, o el umbral de Velasco bajo, pero creo que ese tipo de interpretaciones llevadas en la medida justa dan mucha vidilla a la partida, porque así suceden cosas narradas por la interpretación de los personajes que complementan las que propone el dj.

En mi grupo una vez dirigí Ragnarok a dos jugadores. Uno de los pj era alcohólico, por lo que cuando bebía se poneía insorportable y se metía todo el rato con el otro. Fue apasionante además de muy divertido, pues ambos jugadores estaban en su rol manteniendo simpáticas discusiones a cerca de chorradas y por culpa el comportamiento de uno de ellos.

fcastellanos dijo...

Yo creo que en la vida real, aunque sea una persona de tipo radical, para poder interactuar con la sociedad uno se corta un poco, y no convierte cualquier sesión en uno de esos programas de Intereconomía o debates encendidos de fútbol donde se insulta a todo el mundo, y si no se relaciona únicamente con gente con él.

Lo peor de todo no es que un jugador diga "Es que mi PJ es así o asá...". Lo peor es que cuando el resto actúan en consecuencia a los actos del primero, entonces estos jugadores apelan a la amistad entre jugadores y al buen rollo, pese a que su PJ te ha robado, insultado, agredido, etc con la excusa de que estaba interpretando.

Yo, personalmente, lo he sufrido como DM y como jugador y he abandonado partidas por ello o expulsado jugadores. Y también me he permitido vetar a jugadores en partidas, donde si daban "mal rollo" he especificado al DM que o jugaba yo o la otra persona...

Nebilim dijo...

En mi grupo la interpretación es más bien... nefasta. Solemos hablar más de "y entonces mi personaje coge X y hace Y" y suelen ser personajes planos, cosas de ser novatos. Aunque sin duda, no soportaría una partida del medievo donde un jugador me obligase a hablar como "se hablaba de entonces", coño, si somos personajes de esa época no podemos sentirnos incómodos a la hora de hablar, ergo, hablamos como nos salga del pepino y santas pascuas. Espero que nunca se me presente ese problema...

Bulldozzzer dijo...

¿Solemos hablar más de "y entonces mi personaje coge X y hace Y"? Yo a veces utilizo esa fórmula para distanciarme un tanto y hacer entender algo al dj, pero como meras puntualizaciones. Personalmete creo que es fundamenal que salvo momentos concretos, un jugador se identifique en todo momento con su pj. Pero gustos ya se sabe que hay como pollas...

Haco dijo...

Yo comparto la opinión de Dani Spite, además si esos personajes iban juntos tenían algún interés común. Yo siempre he creído que esos defectos deben reflejarse con los pnjs o en situaciones clave como: "aparece un hombre muy guapo y os ofrece su ayuda a cambio de besar a esa mujer de la partida de velasco" pues ella dice que no y no tienen la deseada ayuda, o recuerdo un personaje boina verde que en una misión tenía q "matar" un niño o el plan se iba a la mierda, pues no lo mato por que interpreté q mi personaje mataba enemigos, pero no niños.
Como dice Velasco: "lo dice mi personaje", si ya pero lo llevas tu, cuando salga el ultra superbestia maligno carisma 25 ¿A ver si va ella la primera y sola a partirle la cara?
Creo que un poco de sentido común y recordar la primera regla del rol: DIVERTIRSE, y el DM debe estar para solucionar esos conflictos antes de que se llegue al extremo de q un jugador abandone la mesa.

Transmetropolitan dijo...

Por cosas como estas no permito Malkavians en mi mesa a no ser que el jugador me traiga una bula papal y 3 cartas de recomendación de diferentes DJs xD

Ahora en serio, los extremos en la interpretación son aburridos en el mejor de los casos y exasperantes en el peor. Esto es similar al caso del PJ amnésico o al del ciego que tiene un super-oído porque él lo vale.

doclusifer dijo...

JAJAJJAJJAJAJAJJAJAJAJJAJAJJAJA que risas joder que bueno...

doclusifer dijo...

Nadie en mi vida de director de Vampiro ( y de jugador) ha sabido llevar a un Malkavians. nadie y a esta fecha creo que seguirá así...

DaniSpite dijo...

Muchas veces el problema nace en la creación de personajes. ¿Qué sentido tiene crear un guaperas y una mujer que odia a los guaperas? Por definición sería harto complicado que terminasen formando pareja de aventuras...

Velasco dijo...

A ver, no os equivoquéis. Una cosa es interpretar, que a mí me parece muy bien y otra muy distinta buscar el conflicto y tocar los cojones escudándose en la interpretación.
Y dentro de interpretar veo igualmente válido decir "mi personaje hace esto y dice lo otro" que poner acento afrancesado cada vez que habla. Igualmente válido e incluso más llevadero para los demás.

Bulldozzzer dijo...

Es curioso, tu lo ves llevadero y yo lo veo menos inmersivo, hasta el punto de que si juego con alguien así la experiencia no me satisface.

Lato dijo...

deberias dejar claro que fue en una partida por foro, que si llega a ser en mesa te levantas y le partes las piernas...

valafor dijo...

Buenas,

coincido con Bulldozzzer. Que entre los personajes de una partida existan conflictos le da al juego un aliciente. Está claro que lo importante es la historia que nos explica el director del juego, pero las subtramas de cada jugador lo enriquecen todo e incluso pueden hacer que la trama principal cobre mayor relevancia (si el master hace lo posible por vincularlas de alguna manera, claro).

Aunque también es cierto que la premisa en un juego es divertirse y ninguna "buena interpretación" debería aguarle la fiesta a nadie. En mis primeros años de rol, yo también lo pasé mal a manos de un par de "puristas" que lo único que consiguieron, después de exigirme que debía hablar con un bárbaro de las tierra orientales (telita con el tema) fue cohibirme y hacer que desapareciera durante el resto de partida por miedo a enfrentarme a otro casting de interpretación. Risto Mejide me habría tratado con mayor delicadeza. Traumas que tiene uno.

Este es mi primer mensaje. Espero que le sigan unos cuantos más.

Saludos.

Velasco dijo...

Saludos y bienvenido.

Publicar un comentario