viernes, 17 de junio de 2011

Lamentations of the Flame Princess (I).

Terminada mi atenta lectura de Lamentations of the Flame Princess (porque a veces hasta me leo los libros de los que hablo, pocas es verdad, pero alguna hay) me queda una sensación rara. De hecho es un producto bastante, bastante raro, y no en el sentido "weird" que su autor, James Raggi IV (el que todos pensábamos que era finés pero es yanki afincado en Finlandia) no se cansa de repetirnos una y otra vez a lo largo de los tres libros que forman esta caja, sino por su extrañísima combinación entre lo maduro y lo pueril. El asunto en cuestión tiene tanta tela que voy a dividir la reseña en dos o tres partes.

Ilustración de la caja: una monstrua en tetas, 
toda una declaración de intenciones.

A simple vista, el LotFP es lo que saldría si el D&D lo hubiera diseñado un chaval de 15 años con carta blanca para dar rienda suelta a su sensibilidad y su complejo mundo interior.
Paso uno: para los dibujos voy a llamar a Derek Riggs (y el que no sepa quién es no ha tenido adolescencia).
Paso dos: ¡El libro va a ser guay! Voy a pedirle al ilustrador que dibuje mutilaciones, violaciones, ojos sacados, intestinos y... mutilaciones, y ojos pinchados, y violaciones y... más intestinos, y decapitados, y pollas, y... tías en bolas. Joder, casi se me olvidan las tías en bolas. Vamos, como si me lo hubieran encargado a mí. Es más, con alguna de esas ilustraciones cuyo objetivo no es otro que provocar el horror, la náusea y el nosequé no pude evitar echar una carcajada ya de lo pasadas de rosca que eran.
Paso tres: agarro todas estas reglas que son un sindios y algo algo coherente. Y ahora escribo un tratado sobre la dirección de un juego de rol que puedo usar como discurso el día que me den el sillón J de la RAE.
Resultado: raro.

Pero bueno, como podría decir cualquiera de los protagonistas de las ilustraciones del libro, vayamos por partes.

Los tres librillos de marras sobre la mesa del comedor
de un señor al que he robado la foto.
Nótese la calidad de las ilustraciones y del mantel
 que parece de tela pero en realidad es de hule.

En la caja vienen tres libros: el tutorial, el libro de reglas y el libro del director de juego, así como un montoncito de fichas de jugador monísimas y un juego de dados de Pin y Pon, así son, tu diversión. Los que esperéis la misma calidad editorial del Vornheim, olvidaros: tamaño cuartilla, tapa blanda, papel gordote reciclado y unos manuales de mirame y no me toques, y menos con las manos sudadas.

Tutorial.

El primer libro contiene la clásica introducción a qué es un juego de rol pero con vísceras, intestinos y ojos reventados. El reglamento se va explicando en dos aventurillas tipo elige tu propia aventura y luego se transcribe una partida que acaba en Total Party kill, por supuesto. Lo más curioso del asunto es que las dos aventurillas son las mismas que aparecieron en la caja roja de D&D, con el mismo argumento y el mismo mapa pero con mutilaciones, violaciones, muerte y un moco pegado en la pared. El objetivo, que es explicar qué es un juego de rol, las bases del reglamento del LotFP y cómo se juega en grupo quedan perfectamente explicados. Finalmente, el librillo incluye una serie de lecturas recomendadas, con interesantes artículos sobre varios escritores de fantasía y terror. Muy interesantes artículos, serios y sesudos.
Os lo dije: raro.

Ahora mismo hay un revuelo enorme en los foros yankis por el tema de las ilustraciones de este Grindhouse Edition. Se están dando hasta en el velo del paladar. Unos acusan a Raggi de promover la idea entre los muggles de que el rol es algo satánico y chungo mientras que otros, bueno, básicamente Raggi y su colega Zack Sabbath, defienden todo el rollo de la libertad de expresión y esas zarandajas amparándose en que en la portada pone bien clarito que se trata de un producto para adultos. Si el objetivo de las marranadas era una táctica de marketing para que todo el mundo conociera su juego, se ha cumplido con creces. Pero, por otro lado, hay que reconocer que esto va a alejar a muchos compradores potenciales, sobre todo entre los más jóvenes. Porque te pillan tus padres con esto y no te libras de una o dos visitas a la consulta del psicólogo.

11 comentarios:

Bester dijo...

XD..de las reseñas que he leído del LotFP la mejor de largo !...

la verdad es que el tipo está demasiado colgado por todo el death metal que oye..yo creo que eso se refleja en su juego y sus productos...es como los grupos , no sabes si tomértelos en serio o de coña...no me termina de gustar esa mezcla..

respecto a las ilustraciones..en ésta página yanqui se cachondeaban un poco de ellas...http://www.somethingawful.com/d/dungeons-and-dragons/lamentations-flame-princess.php
como contó el mismo Raggi en su blog


saludos !

wachinayn dijo...

Yo tengo la cajita previa (la Deluxe, que no es Grindhouse), y la he podido comparar con los nuevos PDFs. En mi opinión el juego pierde con las nuevas ilustraciones. Aunque ha limpiado un poco un par de reglas conflictivas y ajustado un par de puntos, con lo que el texto gana.

Pero es que los dibujos... Ahi los dibujos...

En general estoy bastante de acuerdo con tu reseña (o tu parte de reseña), la mejor palabra para definir el juego es "raro".

Pero no puedo quitarme de la cabeza la sensación de que prefiero un producto como éste (o Vornheim), que es la rareza que su autor quería hacer, sin ningún tipo de concesiones a los gustos de los demás, que los asépticos manuales de las "grandes" empresas de rol. Yo ya soy mayor y tengo mi criterio para decidir qué cosas tomo de un juego y qué cosas no, así que prefiero que pequen de atrevidos que de conservadores. No sé si me explico.

Anónimo dijo...

Muy interesante la reseña, del juego creo que voy a pasar, pero oye: Ese hule no estará a la venta?

Selenio dijo...

Muy interesante la reseña, pero Velasco, hombre de Dios, no puedes dejarnos con la curiosidad después de decir todo eso, saca unas fotos con el móvil a un par de ilustraciones y nos las enseñas.

Selenio.

doclusifer dijo...

Yo .. me quedo con el mantel.

El Dungeon Master dijo...

Pues yo quiero este juego, pero la verdad, no sabía nada de la polémica esta.

Esperaré a ver tu reseña completa ;)

Un abrazo Velasco

Anónimo dijo...

Selenio, échale un vistazo al link que se puso antes:

http://www.somethingawful.com/d/dungeons-and-dragons/lamentations-flame-princess.php

Si vas pasando por las páginas (hay 13 en total) ya verás algunas ilustraciones. Un poco enfermizo, sí.

Carlos de la Cruz dijo...

Coincido. Las imágenes son un poco... en fin, me temo que me estoy ablandando con la edad.

Anónimo dijo...

Y el dead metal llega al rol

Nirkhuz dijo...

WTF

Son un poco especialicas, sí. Pero no me gustan, no se, nunca he sido demasiado conservador, pero escenas como la del suicidio con ballesta o la de muchos instentinos sueltos por que si rozan el bizarrimso.

Pero el juego... ¿en que epoca esta? Aproximadamente, por que el enano parece bastante mas medieval que el resto....

Nestor dijo...

Pues a mi me gusta. Me parece sincero. Si tienes un montón de gente pinchandose y lanzandose bolas de fuego a la cara, pues pasa lo que pasa.

Publicar un comentario