viernes, 3 de junio de 2011

¿Son aleatorios los encuentros aleatorios?

En vista de que Encuentros Aleatorios parece haber pasado a mejor vida y ya empieza a oler a carroña me dispongo a publicar el artículo que presenté al concurso de Entradas Aleatorias y sacó menos puntos que el carnet de Ortega Cano, y que he tenido a bien titular "El artículo que presenté al concurso de Entradas Aleatorias y sacó menos puntos que el carnet de Ortega Cano", aunque otros lo conocen como...

¿Son aleatorios los encuentros aleatorios?

La tabla de encuentros aleatorios… un instrumento para dotar de vida los mundos de fantasía en los que habitan nuestros personajes, una forma de transmitir el peligro de las zonas agrestes, una tontería como un piano de cola con Serafín Zubiri a las teclas. ¿De verdad alguien hace caso al resultado obtenido en la tabla de encuentros? Es más, ¿son realmente aleatorios los encuentros aleatorios?

En primer lugar, el porcentaje de que se produzca un encuentro nunca es el que aparece en la tabla, sino que es directamente proporcional al tiempo que lleva el grupo sin darse de piñas con algún pobre bicho sumado a lo mal que elijan su lugar de descanso, y que podríamos expresar con la fórmula % = t + zzzz. Curiosamente, suelen darse sólo dos resultados a la suma de t + zzzz:
  • 0, cuando el director de juego no quiere perder el tiempo en tontás; ó...
  • 100, cuando el director de juego tiene ganas de repartir leña.
Pasamos entonces a la tirada que determina la naturaleza del encuentro, la criatura con la que los aguerridos aventureros están a punto de cruzar sus espadas y que irremediablemente serán jabalíes y lobos. Siempre. Da igual el tipo de terreno. Ya pueden estar cruzando el desierto del Gobi o la estepa rusa que te saldrá jabalíes o lobos. A juzgar por las tablas de encuentros no hay otra cosa en un mundo de fantasía que no sean jabalíes y lobos. Se han escrito manuales y manuales de monstruos que describen miles y miles de criaturas a cada cual más bizarra pero cada vez que tiras en la tabla de encuentros te salen jabalíes o lobos. Yo no sé cómo queda alguno vivo. Bueno, sí sé cómo: ignorando el resultado obtenido en la tabla y tirando las veces que haga falta hasta que dejen de salir jabalíes y lobos. ¿Y qué ocurre? Que entonces sale algo demasiado fuerte para los personajes y tampoco quieres ser tan cabrito. Y vuelves a tirar… y sale algo demasiado débil y tampoco quieres ser tan calzonazos. Y entonces dejas de tirar y te limitas a leer todas las filas de la tabla hasta dar con un encuentro que reúna los siguientes requisitos: que no sean jabalíes, que no sean lobos, que no sea demasiado bruto, que no sea demasiado moñas, y a ser posible que no sean kobolds ni bandidos porque ya estáis casi tan asqueados de kobolds y bandidos como de lobos y jabalíes. La aleatoriedad queda así bastante reducida.

Recordemos así las famosas palabras de Albert Einstein: "La suerte no existe; Dios no juega a los dados con el universo". Nada más lejos de la verdad, porque está claro que Dios sí que juega a los dados y, es más, que usa una tabla de encuentros aleatorios. Claro, que la suerte no llega a ser un factor determinante porque Dios acaba haciendo lo mismo que hacemos todos: ignorar lobos y jabalíes y elegir el encuentro a dedo.

El observador avezado se habrá dado cuenta de que Dios ha hecho trampas con este encuentro.

Efectivamente, el entorno del contemplador es “llanuras frías”, no “urbano”.

Diseñadores del mundo: dejad de perder el tiempo diseñando tablas de encuentros aleatorios y, sobre todo, dejad de hacérnoslo perder a nosotros. Diseñad tablas de encuentros a secas. Es más, no hace falta ni que sean tablas: listas de encuentros y que cada uno elija el que quiera, que es lo que hace todo el mundo. Aunque alguien tenía que ser el valiente que diera un paso al frente y lo dijera en voz alta. No me deis las gracias.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacía muchísimo que no me reía tanto.
Mi más sincera enhorabuena por el blog ;)

Anónimo dijo...

Quizá los de encuentros aleatorios utilizaron una tabla de puntuaciones aleatorias.

Transmetropolitan dijo...

Un gran artículo, sí señor. Esto es como en La llamada de Cthulhu donde ponen una tabla de libros aleatorios y luego dicen que cualquier Guardián que se precie no usará la tabla xD

Tadevs dijo...

Lo de elegir los bichos a dedazo es un clásico, y una verdad como un templo. Todavía recuerdo como en una de esas tablas me salió un espectro estilo Nazgul y (ni corto ni perezoso) me dio igual y se lo saqué a mi grupo de jugadores de nivel 1.

No corrían ná xDDDDDDDD

Wulwaif dijo...

Que bueno.ME he reido muchom gracias.

Nebilim dijo...

Yo en lo que llevo jugando al rol (poco, muy poco) jamás me sacaron una tabla de encuentros aleatorios, afortunadamente.

Haco dijo...

Si señor en tu línea, cuanta razón, ¿Alguien tenía q decirlo! (O como se dice aquí en catalunya Algú ho havia de dir en referencia al Josep Tardà de Polònia)
Cuanta razón además de tener en cuenta q si te sale un jabalí en un dungeon, por lo menos debe ser radioactivo!!

Alf dijo...

Hummmmm..... pues parece ser que soy el único que se fia de las tablas de encuentros..... ¡¡a mi me encanta eso de tirar a ver que sale!! y les suelo hacer caso... Por cierto, solo me han salido lobos una vez.... Lo mejor es q mis jugadores suelen ponerse nerviosos cuando están bajos de PG y empiezo a tirar a ver si hay encuentros.... jeje, además suelen aparecer bichos mu raros que de otra manera no los sacas ni de coña... por ejemplo: "puercoespin gigante" (!!??)

Ragna dijo...

Pues a mi me gustan.

Estoy con @Alf en que nada da mas miedo en cuando el grupo dice "buscamos puerta secreta en cada palmo de las paredes de esta sala 20x20" y escuchan como una maraca de dados de seis caras rueda al otro lado de la pantalla.

Usarlas y hacerles casos es una de las maneras de hacer que una partida vaya al grano y los jugadores se dejen de gandulear por el dungeon, que joder, hay veces que me recuerdan a mi en un museo: que me voy parando a leer todos los cartelicos.

Athal Bert dijo...

Hummm... en la formula %=t+zzzz no le falta ("..sumado a lo mal que elijan su lugar de descanso")

El Maestro dijo...

¡Eres un valiente! ¡Héroe, héroeee!

Me he partido el ojete leyéndolo, y el título que le has puesto no podría ser más cafre XDDD

El Maestro dijo...

Te he dedicado una entrada en mi blog XD http://maestroterrax.blogspot.com/2011/06/encuentros-aleatorios-para-mazes.html

Velasco dijo...

Muchísimas gracias, socio. Un honor.

Publicar un comentario