jueves, 1 de diciembre de 2011

Banda sonora.

Estoy de trabajo hasta el ojete, algo por lo que, dados los tiempos que corren, me siento bastante afortunado. Esa es la visión positiva, la negativa es que no tengo tiempo ni para hacer aguas mayores. Teniendo en cuenta que esto es lo que hay supongo que durante un tiempo me veré obligado a llenar el blog de reflexiones personales de ésas que a nadie le importan una mierda y offtopicazos como pianos de cola.

Mucho se ha hablado de la música para ambientar partidas: largas diatribas sobre el poder evocador de las notas y su capacidad para dotar de atmósfera las situaciones más variopintas que siempre acaban reduciéndose a poner un disco de Enya o la banda sonora de Dracula de Coppola. Las pocas veces que he intentado usar música en las partidas ha acabado siendo un molesto soniquete de fondo que nos estaba distrayendo del tomate. Una partida de rol no es una película, no tienes un tiempo determinado que cubrir con una banda sonora, el encuentro del grupo con un ominoso malvado puede durar desde 15 segundos, si deciden no dejarle ni decir "este plan maligno es mío", hasta 20 o 30 minutos, si deciden interesarse por sus motivaciones, usos, costumbres, infancia, aficiones, etc... con lo que, o el tema elegido no llega ni al estribillo, o tienes que estar repitiéndolo una y otra vez hasta que aquello parece el producto de un DJ epiléptico. En mi opinión, la música en las partidas sólo puede funcionar si la interpreta el propio director de juego en directo con un violín, piano, o cualquier otro instrumento a su elección. Poco recomendable si tenemos en cuenta lo mal que sale la cocacola de las cuerdas de un piano.

Amigos, no subestiméis el poder de la música.
(Y sí, ya sé que es la segunda vez que uso esta foto,
pero es que dice tanto con tan poco...).

Pero, ¿y en la vida? Ahí sí, en la vida deberíamos tener banda sonora a voluntad, a placer. Hay gente que tira de iPod y la tiene. Se pone los casos, le da al play y la comparte con el resto del vagón del metro, que le mira con una mezcla de odio y más odio todavía. Dicho lo cual os pongo un temazo.

Aviso: con esto te pones como una moto para correr, para darle al saco, trabajar, fregar el suelo o hacer costura. Con esta música dices: "suelta lo que tengas que me lo como por las patas". Ustedes la disfruten. Igual os dan ganas de pegar a alguien. No os cortéis.


11 comentarios:

El Maestro dijo...

Bueno, quizás el tema de poner música en las partidas más bien se resuma a poner "un par de temas para ciertos inicios de escenas concretos". A mi por ejemplo en el testeo de la Puerta de Ishtar me ha ido bien, la cosa es poner una canción (con volumen bajo, para que sea el fondo de lo que cuentas y no lo que más se escucha) o 3 o 4 seguidas para que te dé tiempo a explicar todo lo que tengas que explicar.

Durante los combates es mejor obviarla porque, efectivamente, se te quedan cortas o terminan hartando de tanto repetirse. Si te animas a volver a probar yo te recomiendo que lo hagas así: 1 o 2 temas para descripciones de escenas o inicio de las mismas.

Ahí queda eso, y después de tu canción creo que voy a pegar al perito que ha venido a revisar una gotera de mi casa...

Athal Bert dijo...

@Terrax yo encadeno con el scene sound tres canciones diferentes en bucle infinito y además sonidos de manera aleatoria de espadas chocando, gritos, y choques de armaduras. De esta manera no se da el efecto cansino...

Fatelux dijo...

Coincido totalmente, no hay día en el que un jugador me dice a mitad de partida; "Podrías bajar un poco el sonido" y entonces termino dejando que el cd termine y no pongo más música. Lo que mejor ha funcionado es poner un fragmento determinado en algún momento dramático o bien usar sonidos que me descargué del tipo Lucas Films FX o algo por el estilo. Son sonidos de gritos, perros ladrando, campanas y cosas siniestras variopintas, eso sí que mete a la gente en ambiente.

El cd que viene en First Quest, la famosa caja azul de AD&D, está cojonudo, pero claro, las conversaciones están todas en inglés y eso no mola nada. Tal vez me termine pillando una grbadora y me ponga a hacer el pinga y luego se lo reproduciré a los jugadores, que o bien se acojonan o bien se parten de risa. ¿Quién sabe?

Un saludete, compañero, y me encantan estas entradas offtopic

Anónimo dijo...

Yo en partidas de D&D no lo he probado, pero sí en la llamada de Cthulhu y la verdad es que le daba un toque cojonudo al ambiente. Con Cthulhu utilicé los discos de Elend, un grupo que hace música rara, instrumental y de carácter terrorífico, no la escuches solo Velasco que no vas a necesitar tiempo para hacer aguas mayores.

Puesta de fondo queda de lujo porque tiene sus gritos y llantos y susurros a cada cual más estremecedor.

Carlos de la Cruz dijo...

Yo una vez pensé que estaría bien poner el Carmina Burana en la batalla final de la campaña de Pendragón.

Estuvo bien las primeras 3 veces que sonó. Después, lo quité.

No le he dado al play para escuchar la música porque si me dan ganas de pegarle a alguien sólo está mi mujer aquí ahora mismo...

... y me puede :(.

Chema Pamundi y su Yeti dijo...

En D&D no lo hago, pero en Cthulhu sí que uso música ambiente, y me va de coña. La BSO de La cosa, de Ennio Morricone, es perfecta, porque es muy evocadora sin ser molesta.

Aparte, de un tiempo a esta parte estoy probando el uso de una intro musical para marcar el inicio de la sesión, y está funcionando de cojones. Para Traveller uso el tema de apertura de Alien (Jerry Goldsmith), y para Savage Worlds (Slipstream: una ambientación de ciencia-ficción rollo Flash Gordon), estoy usando el main title de Batalla más allá de las estrellas (James Horner). En todos los casos consigo un efecto de inmersión muy chulo. Mis jugadores deben de ser muy zombies, pero el caso es que en cuanto oyen la fanfarria dejan automáticamente de hablar de fútbol y chorradas varias, y se meten de lleno en su labor de salvar a la galaxia...

Vito dijo...

Pues yo le he cogido el gusto a crear listas de reproducción de Spotify para cada partida que dirijo (bueno, de momento sólo llevo dos, pero tengo más creadas para partidas futuras).

Empecé con una partida de GURPS Infinite Worlds que comenzaba en el San Francisco de un universo paralelo en el que la moda hippie y el rock psicodélico se habían vuelto a poner de moda, poniendo temas clásicos de los 60 y 70, y luego cambiando el estilo de música según el universo que visitaban. Solía ponerla de fondo (aunque con el tiempo cada vez menos rato) o a veces me pedían canciones los jugadores cuando sus personajes entraban en el coche.

También ponía cada día una canción distinta bien alto al principio de la partida (San Fancisco, California Dreaming, cosas así), a modo de opening y como forma de decir "callaos ya, que vamos a empezar".

Al final, como la partida iba de policías psiónicos, un día se me ocurrió poner "Policía sí" (Policía Psi, para nosotros), de los Lehendakaris Muertos y se convirtió en el opening oficial de la partida.

Akrabu dijo...

Yo llevo usando música en las partidas que dirijo desde hace muchos años, y puedo decir que es un elemento que bien usado les da mucha vida, pero si encima de no aportar nada, estorba, pues mejor quitarla.

En mi caso se ha llegado a un punto en el que tal vez no se le preste demasiada atención salvo contadas ocasiones, pero cuando no hay música, se echa mucho en falta. Y hay juegos concretos, en los que ciertas canciones se han convertido en los "temas" oficiales, y tanto a mí como a mis compañeros, nos resulta difícil no oirlas y asociarlas con dichos juegos, jejeje.


Yo además, ya desde niño he sido muy aficionado a las bandas sonoras, y ese conocimiento me ha ayudado a darle un toque más personal, y más peliculero a las partidas.

La verdad es que me podría tirar horas hablando de este tema XD, pero haré unas recomendaciones breves para música de fondo (de ponerla en continuo y olvidarte de ir cambiándola): la BSO de Diablo 2 para Aquelarre, la BSO del videojuego Atmosfear para La Llamada de Cthulhu, y música Dream de los 90 para Fanhunter.

El que no los conozca que le pegue un vistazo también a Nox Arcana. Son cosa fina.

Thirkanis dijo...

Emm, no estoy del todo de acuerdo con lo que comentas en este post Velasco, yo creo que se pueden conseguir efectos interesantes, lo que pasa es que hay que dar bien con la tecla, casualmente en mi Blog el mes pasado hable del tema de la música en las partidas de Rol y coloqué una serie de consejos a la hora de poner la música adecuada.
http://thirkanislair.blogspot.com/2011/10/hermes-en-capsulas-2-musica-maestro.html

doclusifer dijo...

Si, hay que poner música, pero hay que ponerla como los hilos musicales, a un tono muy bajo, pero constante. Antes era un problema, pero en esta era digital , si necesitas una pelea en un bar te pones una de violines del siglo XVIII y a zurrar. Pero lo que no se puede hacer es dirigir y encima hacer de director de orquesta a todo trapo.
Existen mas BSO a parte de las de gladiator, Dracula y el ultimo mohicano...LA DE ROCKY MISMAMENTE

Lato dijo...

vamos anda... donde este el eye of the tiger que se quite la mariconada que has puesto...

y no me puedo creer que nade haya mencionado la BSO de conan... creo que no hay nada ma evocador que esa musica.

Me gusta la idea de vito, de poner musica diferente a cada comienzo de sesion... la pondre en practica en mi campaña de legacy of fire y ya os contare...

Publicar un comentario