martes, 17 de enero de 2012

Warhammer Fantasy Roleplay (II): ambientación y componentes.

Pasada la tormenta de la 5ª las aguas vuelven a su cauce. Seguimos hablando de la última encarnación de Warhammer Fantasy Roleplay, en este caso, de la Guía del Director de Juego.

Hay muchos fans de la ambientación Warhammer por ahí fuera. A mí personalmente no es que me haga una gracia loca. Lo único remarcable es que supone un avance temporal de la clásica fantasía medieval a la fantasía renacentista, con sus armas de fuego, sus condottieri y esas cosas. Por lo demás, le veo el mismo defecto que a otras ambientaciones basadas en juegos de miniaturas, y es que se pueden resumir en: hay un imperio que son los buenos y luego todo lo demás pues... enemigos del estado, todos en guerra, si te encuentras con algo que no tenga bigote y camisa con chorreras mátalo. Y poco más, un panteón de dioses sin el más mínimo carisma, y menos todavía comparados con sus contrapartidas del caos, magos organizados en colegios, enanos enfadados con los elfos... Ya os digo que no es nada del otro jueves, lo que paradójicamente también resulta ser su punto fuerte: es tan sosa que como director de juego puedes hacer lo que quieras con ella.

Esto es dedicación al rol en vivo, amigos,
enseñar las brevas por exigencias del guión.

En cuanto al resto de la Guía del Director de Juego, pocas sorpresas. Algo de ambientación, no mucha, no se han matado, no se sabe si es porque no hay más ambientación de la que ponen o porque no han querido poner más. Las secciones de toda la vida de cómo dirigir una partida, cómo organizar una aventura y una campaña, la partida de iniciación (un poco deslabazada para mi gusto, habrá que ponerla en práctica), tablas de heridas y zarandajas para jugar sin los componentes del Cofre del Director de Juego y un bestiario que... no es que sea escaso, es que no hay. Esto sí que es una sorpresa, y no precisamente buena. Te has dejado 80 euros en libros y 23 en dados colores, eso si no te ha dado por comprar las cajas de componentes... y no puedes crear tus propias partidas porque no tienes ni el mísero bestiario básico que venía en la caja básica. Cojonudo. Tienes más de 100 euros paralizados después de jugar la aventura de iniciación a la espera de gastarte otros 25 en la Guía de Criaturas, de próxima aparición. Ya no es sólo por el dinero, que sí que lo es, sino también por la espera. Este desagrable detalle ha sido el primer indicio de tomadura de pelo. Lo que nos lleva a...

LOS COMPONENTES
(Léase con la voz de "Celebrities")

El juego puede incluir componentes. Puede, no es estrictamente necesario. Puede incluir muchos componentes. Muchísimos. Hasta el ridículo. A mí hay un momento en el que ya me empezaron a hacer gracia, es como un chiste por acumulación: un componente no te hace gracia, dos tampoco, tres tampoco, pero cuando llegas a la ficha que indica cuándo un jugador ha hecho su turno... el descojono es inevitable. Sí, amigos, cada jugador tiene un contador para señalar cuando ha hecho su turno... porque claro, la gente es gilipollas y no se da cuenta de cuándo ha hecho su turno y cuándo no. Luego la cosa va de ahí para arriba, el despiporre total: el marcador de iniciativas, la ficha del perro, el medidor de movidazas que ocurren en la aventura... No es que tenga muchos componentes, es que tiene tantos que algunos sencillamente estorban. En el mercado de divisas los componentes del Cofre del Jugador y el Cofre del Director de juego suponen, al cambio, una ficha de personaje rellenada a mano (¡Oh, Señor, qué ímprobo esfuerzo!) unos dados de colores (de los normales de seis caras), unos post-it, una pizarra veleda pequeña y montón de garbanzos.

También incluye un gato en la caja, componente imprescindible para que,
cuando metes un gato en la aventura, se lo puedas enseñar a los jugadores y éstos digan:
"¡Ah, coño, ya sé a qué te refieres con eso de "gato"!"

Teniendo en cuenta que el diseño es de Fantasy Flight, conocidos por hacer esto mismo en todos sus juegos de mesa, no puedo decir que me sorprenda. Para ver un caso igual de sangrante o más aconsejo echar un vistazo a Batallas de Poniente, el juego en el que se tarda más en montar la partida que en jugarla.

32 comentarios:

doclusifer dijo...

Seguiré tus sabios consejos, sobre todo por que no tengo esos 60 euros que te quieren timar por un juego de rol. Cajas de gato las consigo yo mas baratas.

Que les follen

Ragna dijo...

Menos mal que has soltado este que si no me lo compro!

Teórico del Rol dijo...

Mi reacción después de leer ha pasado de Neutral a Hostil. Sabía que era caro, pero al verte hacer cuentas me ha parecido la hostia en vinagre. Para flipar. Lo dicho: pasamos de frikis a snobs.

DaniSpite dijo...

Yo de joven jugaba a esto del rol con un libro fotocopiado (fotocopia de fotocopia de fotocopia, ya casi ni se leía), un puñado de dados, y una libreta cuadriculada para hacer garabatos. A veces no hacían falta ni hojas de personaje, aunque con MERP eran altamente recomendables. Y ya, todo baratejo. ¡Ah, si! Y en blanco y negro, que el libro básico tiene que ser práctico, no bonito.

Endakil dijo...

De 10 tu consejo. Completamente de acuerdo con el apunte de que están convirtiendo un juego en el que no necesitas nada en un artículo de lujo.

Tetas y gatos. Caballero, ha sabido usted condensar la esencia de internet en una entrada sobre rol y warhamster :P

Stay Tuned dijo...

Gracias por la reseña, Velasco, eso sobre todo.
Sigo el blog desde hace tiempo y, por lo que he visto en otros post, es moneda común que cada vez que realizas una de tus mordaces críticas un advenedizo salta para defender, inasequible al desaliento, ese nuevo mejor juego del mundo al que nunca ha jugado.
Por suerte, para mi, no es mi caso. Tengo la caja original en inglés y la he leído por encima; me ha gustado lo poco que he visto, eso es seguro, pero más que el juego en sí, me ha gustado el concepto, ahí es donde disiento del hilo general que tu artículo ha sacado a colación, de forma a mi entender conveniente e interesante.

Warhammer 3 es un juego de rol muy visual, y eso es fantástico; no creo que podamos calificar un juego hecho en 2011 con criterios de hace 20 años, más con un perfil de jugador que se ha criado en una cultura principalmente audiovisual, y en donde la lectura y la capacidad de abstracción, por desgracia, han pasado a un segundo plano.

Los componentes, los contadores (sí y también esas absurdas fichitas con circulitos de colores que se unen como un puzzle) me parecen ideas geniales para meterse en la acción, situarse y asimilar la mecánica de juego. Por mi experiencia con otros juegos, me parece a priori bastante más útil un apoyo de este tipo que una hoja de papel llena de números cuyo significado se encuentra en un libro que solo se ha leído el dueño. Es precisamente ahí, en lo aparentemente accesorio, donde opino que WFR3 es un juego, para bien o para mal, único y rompedor.

Lamento que la versión española haya tirado por un concepto tan peregrino que al final ni siquiera resulte más económico. Gracias por el análisis y un saludo

Chema Pamundi y su Yeti dijo...

O sea, tanto decir hace cosa de un mes que el juego era estupendo, para acabar con un "anda y que les follen". Y es que ya te dije que te iba a pasar lo mismo que a mí: una primera impresión muy buena, y una decepción del copetín al comprobar que, una vez desplegado sobre la mesa, el juego resulta un puto martirio. Aparte de que el dispendio económico que te exige es sencillamente ridículo: los dos libros básicos + sus dos cajitas de cartas correspondientes + la expansión para el quinto jugador + unos dados adicionales (los de la caja se quedan muy cortos) + una aventura o suplemento (de los cinco o seis que ya hay, como mínimo en inglés) = en torno a los 300 euros, y aún no has empezado a jugar...

En lo que no estoy para nada de acuerdo es en tu análisis sobre el mundo de Warhammer como un entorno de juego sosainas. A mí me parece uno de los mejores trasfondos de fantasía oscura jamás publicado, lleno de referencias a Michael Moorcock (el Caos y tal), razas propias que rezuman personalidad (los Skavens, los Fimir, los Hombres Bestia...), y la suficiente inteligencia como para no tomarse demasiado en serio (está lleno de toques de humor british por todas partes; no olvidemos que el Blood Bowl está ambientado allí, por ejemplo). Es cierto que con cada nueva edición lo han ido estandarizando y quitándole gracia (la primera versión era tope "pulp fantasy"), pero en muchos aspectos sigue sin tener rival.

Aparte, cuenta con la (posiblemente) mejor campaña de fantasía jamás publicada: The Enemy Within.

Velasco dijo...

Así soy yo, un hombre lleno de contradicciones. Otros las llaman incongruencias, pero bueno, detalles...

Lo de la ambientación ya os digo que es algo personal. Me resulta simpática, pero ya.

E insisto en que el juego me ha encantado, me parece muy chulo, muy novedoso, muy rompedor... pero aún más caro. De verdad que no es de recibo que no se pueda jugar después de haber desembolsado más de 100 euros, como mínimo. Y que no lo avisen.

Rodrigo García Carmona dijo...

Velasco, ¿el gato es tuyo?

Y, ahora en serio, ¿se puede jugar sin el montón de "componentes"? Lo digo porque esa era una de las gracias de la edición española, ¿no? Que las carticas eran opcionales...

Velasco dijo...

La identidad del gato es información confidencial.
La posibilidad de jugar sin componentes está ahí. Igual es un poco follonera, pero creo que es cuestión de organizarse bien, sobre todo por parte de los jugadores. Además, en el foro de edge hay un enlace a una página que ofrece un programa con el que hacer tus propias tarjetas.

Imperator dijo...

Yo estoy con Chema Pamundi: el universo de WHFRP es excelente, sin duda, especialmente la primera edición (que tradujo la Factoría). La 2ª (traducida por Edge) tiene una ambientación muy chula, aunque algo menos cafre y original, pero lo compensa con una sustancial mejora de reglas.

En ambos casos excelentes juegos, completos con un solo manual, dado que todo lo demás era verdaderamente optativo. Por lo que cuentas aquí, no es el caso, y si las cuentas de Chema son correctas, 300 pavos por un juego es absurdo, sencillamente.

Bueno, pues no va a caer, no :D

josemasaga dijo...

Amén.

¿100 leuros la caja deluxe (léase "delús") de la llamada de chulu?

Y ahora vuelve wizards a la carga, no porque les importe una mierda el legado de dungeons ni gaitas, sino para rebañar lo que pueda de los old school.

Pero todo esto del rol, ¿no era sobre imaginación...?

Truco dijo...

Jejeje, una vez mas genial, solo tu pueden empezar la primera parte de la reseña con un "mi primera impresión del juego es que se me ha hecho el culo pesicola" y acabar la segunda mon un "anda y que les follen" ¡muy grande!

Ahora enserio, me gustó mas la primera parte de la reseña que entraba a valorar mas la mecánica de juego. La verdad es que esperaba mas entradas del análisis que dos, ya que el juego en si tiene cosas muy interesantes.

Dicho esto, lo cierto es que ¡es caro de cojones!

Gracias por la información ;)

Chema Pamundi y su Yeti dijo...

Rodrigo: las cartas son opcionales... pero tienen trampa. Los libros están diseñados y maquetados de tal manera que jugar sin las cartas es un poco (o bastante) dolor de huevos. Además, lo que sí que vas a tener que comprarte aparte son los packs de dados especiales, y para ir cómodo vas a necesitar por lo menos dos o tres de ellos (a 12 euros o así cada pack).

En todo caso, lo que está claro es que la estrategia de márqueting de Fantasy Flight no ha sido la más acertada: tras las furibundas críticas recibidas por el limitado contenido de la caja básica, sacan de nuevo el reglamento en libros con las cartas aparte (esto es lo que ha publicado directamente EDGE), con lo cual lo único que consiguen es confundir a la audiencia potencial, que ya no sabe lo que necesita comprarse y lo que no. Los foros están llenos de gente preguntando “¿por dónde empiezo?”.

Dicho todo lo anterior, el juego en sí, si le quitas todo el aire que sobra (como a las compresas), está muy bien: el sistema de tiradas de dado es brutal y tiene ideas como las tarjetas de grupo que son muy chulas. Lo que pasa es que “quitarle el aire que sobra” a este reglamento no es nada intuitivo, sobre todo para jugadores novatos que probablemente creerán que necesitan todos los componentes y les acabará explotando la mente. Y la política de suplementos de Fantasy Flight (cajas y más cajas, y toda la información dispersa por diversos libros de tapa blanda) es un buñuelo.

En resumen, a mí me parece un producto fallido pero pionero en algunas cosas. Por ejemplo, personalmente me ha animado a crear mis propias tarjetas y cartitas para mis partidas de otros JdR; y realmente, si las utilizas con mesura, son una ayuda que agiliza muchísimo el desarrollo de la partida (a mis jugadores les costaba horrores pillar el sistema de heridas de Savage Worlds, hasta que empecé a usar cartas de “Herido”, “Aturdido”, y demás; desde entonces la cosa va como la seda, oiga).

Rodrigo García Carmona dijo...

No, si a mí lo de las cartitas me parece buena idea. Pero, como todo, con mesura. Gracias por el apunte en cualquier caso.

Endakil dijo...

"...razas propias que rezuman personalidad (los Skavens, los Fimir, los Hombres Bestia...)"

Skavens - wererats que también aparecen en la mitología japonesa
Fimir - fomoré de la mitología irlandesa
Hombres Bestia - faunos malíiisimos
...y podemos seguir así para bingo.

El mundo de Warhammer estaba bien en sus inicios ochenteros (en la época del Enemy Within, sí) cuando podían ser oscuros, retorcidos y llenos de humor ácido porque su público target no eran críos.
Ya sabes, cuando las diablillas de slaanesh eran más humanoides e iban con las domingas al aire :P

Kerath dijo...

A la hoguera!!! Jajja

Próximamente: Velasco y el D&D 5ºEd , lo estás deseando :P

conddedados dijo...

A ver, el mundo de Warhammer no es original pero está muy bien llevado. En la 2ª edición nos encontramos con un imperio destrozado por una invasión del Caos, lleno de gobernantes corruptos y nada de buenos y malos. Warhammer (el de rol) es un juego de grises, los únicos buenos (y no pondría la mano en el fuego por ellos) son los sacerdotes y sacerdotisas de Shallya, que son monjitas de la caridad que se dedican a curar a la gente y poco más.

Y sobre la 3ª... puff, ya me atraia poco, pero además sabiendo que es un juego a medias... Paso totalmente, yo me vuelvo a la 2ª.

Nirkhuz

Andrés dijo...

LOS COMPONENTES...

¡Ahí va, qué clavazo!

Chema Pamundi y su Yeti dijo...

Endakil: los Skavens no son wererats, en el sentido licantrópico del término: son simplemente una raza de criaturas rátidas. Sí, posiblemente a todas las razas de fantasía de todos los juegos de rol de la historia se les puede encontrar un equivalente mitológico del mundo real (la gente no crea las cosas en el vacío; todo quisque tiene referentes). Hasta Tolkien lo copió todo de mitologías preexistentes, y eso no significa que la mezcla que hizo no fuese original, o no estuviese currada.

En todo caso, yo lo que decía no es que los Skavens fuesen originales como concepto (aunque de hecho a mí sí me lo parecen), sino que rezuman personalidad: lo complejo y detallado de su sociedad, su forma de ser extremadamente artera y psicótica, su obsesión por la Piedra Bruja (que para ellos es el equivalente al queso de los ratones), su historia, sus creencias religiosas...

La gracia del mundo de Warhammer, para mí, es que pilla todos los tópicos del medieval fantástico tolkienano, les mete un chute de la mala leche de Michael Moorcock, Robert E. Howard y Lovecraft, y lo retuerce todo a base de bien. Es un entorno de juego gris, sucio, apocalíptico y desesperado, que a mí me pone muy palote (obviamente, para gustos colores).

En lo que sí te doy la razón es en lo de las domingas de las diablillas. Sin comentarios...

Max-Steel dijo...

En la edición en inglés sí viene un pequeño (muy pequeño, eso sí) bestiario, y en Amazon hubo una oferta de la caja básica por 60€, contando que otros manuales (la querida 3E por ejemplo) son 3 o más manuales a 18€ cada uno el precio no es TAAAAAAAAN indecente.

A mí me gusta que en el mercado del rol haya productos más caros y otros más asequibles (y no por ello peores). Pero bueno, para gustos...

Josito dijo...

Los manuales del Cthulhu o Aquelarre no son baratos, pero son lo que se viene a llamar un manual básico, lo compras y tienes todo lo que necesitas para las partidas. Si quieres mas material ya es cosa tuya.
Pero lo del nuevo Warhammer es que no hay por donde cojerlo.

Hacen falta mas cosas como el Savage Wrolds Explorer´s Edition, manual básico e formato digest a 10 dolares. O la de bolsillo de La Marca.

La caja del gato viene con arena o hay que comprar en el Cofre del Gato?

Anónimo dijo...

Otra lanza a favor del Aquelarre. Que vale que no es barato, pero la cantidad de informacion que trae es salvaje: han condensado buena parte de lo que ante venia en modulos en el Core.

Y mira que me jode que sigan limitando la ambientacion a la peninsula, que yo tenia ganas de pillarlo para hacer algo en el centro o este de Europa. Y nada. Pero tengo que reconocer que con lo que traen tienes para montar partidas hasta aburrirte.

Akrabu dijo...

"La gracia del mundo de Warhammer, para mí, es que pilla todos los tópicos del medieval fantástico tolkienano, les mete un chute de la mala leche de Michael Moorcock, Robert E. Howard y Lovecraft, y lo retuerce todo a base de bien. Es un entorno de juego gris, sucio, apocalíptico y desesperado, que a mí me pone muy palote (obviamente, para gustos colores)."

+1000 a lo dicho por Chemapamundi y su Yeti

La ambientación de Warhammer nunca me ha parecido original, pero para mi gusto hace una muy buena mezcla de conceptos ya existentes que me enamoró en su día, y me hizo fanático de un juego que hasta probarlo, nunca me dijo mucho. El hecho de que su sistema de reglas además de sencillo, me resultara igual de divertido por cosas como los cambios de profesiones en la progresión de PJ-s, me convirtió en un incondicional del juego de rol, que no de el de miniaturas y batallitas, muy alejado del concepto de entorno mencionado por Chemapamundi.

Por lo demás, veo que al final, la opinion que yo tenía de la nueva edición de Warhammer es casi idéntica a la del señor Velasco. Actuálmente juego con la segunda, metiéndole añadidos de la primera, y algo me dice que acabaré amoldando cosas de la tercera para implementarlas también a las partidas.

Pensándolo bien, pareciera que este juego se prestara a ser retroclonizado (Warhammer con las manías de cada uno, que diría Velasco X**D)

Y aprovecho la tesitura para hacer propaganda indiscriminada de mi propio blog, si Velasco me lo permite, y en donde mi grupo y yo llevamos un registro en tono de humor, de nuestras partidas en la ya mítica campaña del juego que tratamos: El Enemigo Interior.

http://elenemigointerior.blogspot.com/

Lo que me recuerda, que ya estoy tardando en publicitar esta grandeza del blog en el mío :b

Gerry_lopez dijo...

Me quedo con lo que dice Teórico del rol: Paso de neutral a hostil. Yo me uno a los que derrocharán su dinero en otras latitudes...aunque sea en "Aprender Francés" traducido al francés.
Un saludo.

Luis M. Rebollar dijo...

La Virgen... Esperaba esta segunda parte con ganas para posicionarme en contra, pero... estoy de acuerdo contigo precisamente porque has planteado muy bien el argumento desde el que me posiciono contra esta tomadura de pelo. Te voy a dar hasta las gracias, fíjate. Aunque repito, no es tán original ni rompedor ni nada.

De todas formas, si jugar sin componentes da más trabajo que jugar con ellos, ya no es rol.

Warhammer era una pasada en los 80, incluida la visionaria estética de John Blanche, que han traicionado con los años. Lo de ahora es una mierda.

ME ENCANTAN los gatos. Porfi, cuentanos, ¿es tuyo?

Luis M. Rebollar dijo...

Anónimo, para jugar tipo Aquelarre en Europa del Este, hay un suplemento para Basic Role Playing cojonudo, el "Crusaders of the Amber Coast", de Alephtar Games: www.alephtargames.com/crusaders.html

doclusifer dijo...

la gracia del fantasy es que salen demonias buenorras con las tetas al aire...

La verdad que el Wharhamer fantasy Rol ha pasado por tantas ediciones( y tantasmanos ) que para mi, se fue al garete con la 2 edición,visto esta nueva y cara, la cosa no ha mejorado mucho.

esto estará en megaupload?...a no que lan cerrao

Anónimo dijo...

Yo si vienen con brevas me lo compro sin importar el precio.

Anónimo dijo...

Gracias por la resenia, Luis. Tengo por ahi un par de cosas bastante majas para ambientar el este de Europa medieval con lo que me arreglare el dia que me de por prepararlo (para el centro, curiosamente, suele ser bastante mas jodido encontrar algo). Una de ellas, particularmente, esta MUY bien. No recuerdo como se llama. Si te interesa rebusco y miro el nombre.

Pero bueno, eso no quita que haya que pegarse el curre de adaptacion. Y mira que yo me esperaba que metieran al menos las zonas que vienen siendo ahora Francia y Alemania en esta edicion. Mas que nada porque luego lo traducen al guiri y lo venden tal cual en esos mercados. Pero enfin.

Anónimo dijo...

Luis M. Rebollar, Deberías probar el Warhammer Fantasy 3ª, seguro que te gustaría!

Un abrazo!

Nacho. ;-)

hackans dijo...

Estoy de acuerdo en todo lo que dices sobre el juego en sí y los componentes, es una tomadura de pelo, me di cuenta desde el primer momento. Estoy intentando pillarme por ebay o de segunda mano de donde sea la anterior edición (que no tendrían que haber cambiado, o solamente renovado ligeramente). Y tienes razón de que tiene demasiadas fichas y componentes: raya el absurdo. Me recuerda a un juego de tablero de mazmorras con miniaturas, el Descent, el cual también lleva demasiadas fichas y "tokens".

Sin embargo, discrepo en lo que dices sober la ambientación y trasfondo del juego. Warhammer ya tiene unos años (es de los años 70), y su trasfondo podría considerarse ya de "fantasía clásica", quizás en el sentido que bebió y picó (o copió según como se mire) de varios sitios: un poco de dungeons, un poco del Señor de los Anillos, un poco de la historia del mundo real... Claro, ahora buscamos ambientaciones originales y frescas, pero todos estos juegos "tan poco originales" asentaron cátedra en su momento, de hecho todo lo nuevo (y lo viejo) por conocer se basará, en mayor o menor medida, de los "clásicos".

Y también discrepo que los panteones y dioses del mundo de Warhammer no tengan carisma. No soy un fan-boy de warhammer, pero debo admitir que es el juego cuyas deidades me agradan más (más que las del dungeons and dragons, por ejemplo).

Publicar un comentario