lunes, 29 de octubre de 2012

Sobra información.

¿Cuantas veces no has llamado a un amigo por teléfono, no te lo ha cogido, y después, cuando consigues hablar con él se ha disculpado con un "Es que estaba cagando"? A esto es a lo que yo suelo responder con: "Me sobra información". Pues bien, acabo de ser testigo del equivalente en un suplemento de rol.

El libro en cuestión es Throal, the dwarf kingdom, del prestigoso Robin D. Laws para el juego de rol Earthdawn. Ante todo he de decir que voy por la página 14 y ya estoy aburrido in extremis. Me estaba pareciendo uno de esos clásicos suplementos de ambientación plagado de obviedades en los que un señor rellena hojas y hojas porque cobra por palabra. Llegué a esta conclusión después de leer unas apasionantes secciónes dedicadas a temas tan interesantes y evocadores de ésos que no paran de sugerirte ideas para aventuras como "Qué colores hay en el reino de Throal", "Cómo suena el reino de Throal", y "A qué huele el reino de Throal". Pero las cotas de información no pertinente se han disparado a alturas estratosféricas de las que ni Felix Baumgartner tendría cojones de saltar cuando me he encontrado con media página sobre qué hace la gente de la ciudad con el contenido de sus orinales. Sí, señor. Ya era hora de que alguien tuviera cojones para afrontar este tema, ¿verdad? Imprescindible para todos esos momentos en los que un personaje se pone a cagar y te quedas pillado como director de juego sin saber qué decirle que se hace en ese pueblo con un mojón recién puesto. Al carecer de esa información se tambalea, no sólo la partida, sino toda la campaña al completo.

Os lo pongo, aunque me salte todas las leyes de Copyright habidas y por haber porque, si no, no me vais a creer:

Y espera, que sigue en la página siguiente porque el tema daba para más...

Ya. Ahora sí. ¿Has acabado? Pues límpiate.

Sólo puedo decir: Robin D. Laws, tu fama como genio no te hace justicia. Eres el puto amo. Media página sobre qué hacer con un zurullo. No te merecemos.

Lo más triste es que, a pesar de que este es un caso extremo, la costumbre de meter relleno es la norma. De hecho, creo que el 90% del material incluido en los suplementos dedicados a ambientación que leemos habitualmente es paja. Me extenderé sobre este controvertido asunto en futuras entradas porque creo que la cosa tiene miga y porque, además, cualquier cosa que escriba ahora después de esta lección magistral del señor D. Laws va a quedar en nada.

14 comentarios:

Reihos dijo...

Increíble, creo que estamos ante una de las mejores entradas del Blog. Como me he reído leyendo todo.
Ahora, con la parte "seria" de la cuestión, si, estoy deacuerdo, no es necesario saber el año de cosecha de los vinos que se sirven en las 12 tabernas de la ciudad (cada una detallada). Muchas veces (la mayoría) estas cosas te sobran y mucho.

PD: ¿A partír de que comentario se puede promocionar un Blog propio que no tiene nada que ver con lo que se está hablando? xD

Endakil dijo...

Pues este caballerete parece que se pregunta cosas que yo mismo me he preguntado en mil pajas mentales.

Llamadme afrancesado, pero cuando uno está en el campo y solo puede limpiarse con un papel, sin hacer uso del noble bidet, se queda con una sensación de malestar que le dura hasta que sale de la jodida edad media y vuelve a casa.

Eso tiene que darte malus en las tiradas. Por lo menos en las sociales.

Andrés dijo...

Pues yo creo que esa "Real Asociación de Mierderos" da para muchas ideas de aventuras...

YOP dijo...

entonces en qué quedamos, ¿queremos más o menos paja?

alonso dijo...

Esta entrada es sencille sublime, además es de mucha ayuda tanto a masteres noveles como a los mas experimentados, cuantas campañas habrán acabado abruptamente por no saber manejar estas situaciones como merecen.
Gracias a Dios hay alguien que no se mira el ombligo y cumple con el deber didáctico y nos enseña lo que necesitábamos para superar tan duro trance.

La entrada magnifica, no me he podido reír mas

Edanna dijo...

Sólo puedo añadir que: XDDDDD

¡La verdad es que da para todo un ensayo!

Wulwaif Ygliakson dijo...

Un Crack el Robin, XDD, os la ha metido pero bien de mierda, pero si es cierto que hay que tener en cuenta el ecosistema dungeonero ala hora de dirigir.

Velasco dijo...

@Reihos: se puede promocionar un blog desde el primer comentario, a ver si ahora vamos a andar con remilgos.

@YOP: tu pregunta demuestra lo que siempre he dicho: la ironía no funciona por escrito. Menos paja, amijos.

Carlos de la Cruz dijo...

Sobre el tema de que sobra información escribí hace unos años en el blog (lo promociono con tu apoyo explícito a esta actividad): Enciclopedias divertidas.

Efectivamente, estamos perdiendo el norte. Porque a ver, un comentario, pues vale... pero se agradecen más comentarios útiles.

Endakil dijo...

Demos a la caca la importancia que se merece.

http://www.amazon.es/El-libro-caca-Pernilla-Stalfelt/dp/8476696787

Aun recuerdo una partida de WHRPG en la que los aventureros se llevaron zurullo de troll porque imaginaron que algún mago se lo podría comprar como componente de algún hechizo.

Miguel dijo...

"Imprescindible para todos esos momentos en los que un personaje se pone a cagar y te quedas pillado como director de juego sin saber qué decirle que se hace en ese pueblo con un mojón recién puesto."

Hombre, siempre puedes tirar de Rolemaster y su Tabla de Maniobras Fecales KK109.827/29

Kerath dijo...

Si te digo que nos hables de la paja en Pathfinder, sacas el hacha de la caseta del jardín a pasear? ;)

Que por cierto, la ambientación de Pathfinder se me queda tan grande, tantas movidas, tantas páginas... se acabará haciendo el mítico setting personal y a correr. Pero son tan bonitos los libros!

Falopowel dijo...

Pues sip, creía que el Hollowfaust: City of NEcromancers de Sword & Sorcery era un libro RElleno de paja, aún con muy buenas ideas. Pero esto es como compara la Coca Cola con la Casera Cola. Sublime.

Verzobias dijo...

Hombre, a mi me parece divertido y curioso que en las ambientaciones metan cosillas para dar color.
Un gremio de recoge mierdas, con el tema de la campana (y su uso en el habla popular), más un par de apuntes, no me parece mal.
Pero creo que eso se puede hacer en un párrafo y punto.
Yo escribí un par de folios (que luego impreso se queda en nada de caracteres) sobre los típicos Cazarratas; que se dedican a limpiar plagas de ratas en sótanos de casas (cobrando), mantienen las alcantarillas de la ciudad (como funcionarios que son) y hacen de guías en los niveles más profundos y laberínticos del alcantarillado a aventureros incautos. Y ya está. Hay temas que no dan para más, pero a mi sí que me gustan estas notas de color.

Publicar un comentario