martes, 18 de diciembre de 2012

Tales of the Scarecrow.

Acabo de terminar la lectura de Tales of the Scarecrow, de James Raggi, la última aventura de su microeditorial para Lamentations of the Flame Princess o cualquier otro retroclón de nuestro gusto. Al parecer era una de las recompensas del kickstarter de la nueva edición de lujo del juego o no se qué, porque yo ya me pierdo entre tanto prepago. El caso es que ahora lo sacan a la venta en formato electrónico por 2 eurillos (¡ENLACE!) para gozo de los que no nos gusta aflojar la pasta con seis meses de antelación.


¿Y qué podemos encontrar en el interior de este paquete de unos y ceros cargado de sueños? Pues una portada con una excelente ilustración a todo color y 8 páginas en blanco y negro, que no es mucho, pero al menos es una aventura completa. Sí, se puede hacer eso si no metes paja. Tales of the Scarecrow es sólo una localización siniestra, un monstruo horroroso, un pnj trastornado, y un par de objetos impíos. Como podéis comprobar predomina, como no podría ser de otra forma, el estilo teta-escroto-víscera-forúnculo que tanto le gusta a Raggi y también esa vertiente del juego old school de "vas andando por la calle y saca ahora mismo una tirada de salvación o te mueres". Hay gente que eso le hace gracia. En serio. En este tipo de aventuras cualquier cosa te puede matar, hasta el agua mineral.

Hola, soy normal.

La localización de marras es una plantación de maiz circular y una granja en el centro, todo muy Los chicos del maiz. Y hasta aquí puedo leer sin destripar nada. Cabe destacar no sólo la facilidad para incluir esta aventura en cualquier campaña existente, sino también de aprovecharla para desencadenar aventuras posteriores... si es que sobrevive alguien, claro, que ya me extrañaría. Como curiosidad, del tomo impío que da nombre a la aventura sólo se da el título: Tales of the Scarecrow, y su contenido será determinado por los jugadores durante la partida, obteniendo pingües beneficios (¿no os encanta la palabra "pingüe"?) si consiguen una historia lo suficientemente horrenda y escatológica.

En definitiva, 2 euros que no me han dolido y un rato de lectura con risas de esas de "jajaja, venga coño...".

4 comentarios:

josemasaga dijo...

¿Sigue Raggi con su nueva obsesión de que todo esté ambientado en la Europa del renacimiento? ¿O es en los EEUU. del siglo XVIII?

Velasco dijo...

¿Nueva? ¿No es la de siempre?

YOP dijo...

Lamentation of the Flame Princess siempre ha sido uno de esos juegos al que le he tenido ganas, pero con el chaparrón de retroclones, al final me decanté por otro. Eso sí, las aventuras, por lo que veo, creo que me las pillaré igualmente.

Ragna dijo...

Tienen buena pinta las aventuras del tipo este, pero por lo que tengo entendido son unas rompe campañas, por lo que aún no he tenido ganas de meterles mano...

Publicar un comentario