miércoles, 2 de enero de 2013

Pero mira cómo beben... ácido.

Me he comprado (sí, comprado... lo sé, soy un outsider) un par de módulos de Lamentations of the Flame Princess. Así, para pasar el rato. He de reconocer que las obras de James Raggi IV (¿no os encantaría tener un número después del nombre?) siempre me hacen pasar un buen rato. Así cayó en mis manos la alabada Tower of the Stargazer, una aventura que los grognards tienen en muy alta estima pero que, personalmente, me ha parecido muy floja y un gran ejemplo de las peores virtudes de la vieja escuela. Y aviso: ATENCIÓN, SPOILERS.


Tower of the Stargazer es una aventura para personajes de nivel bajo ambientada, como su título ya invita a pensar, en la torre de un astrónomo. La intención de esta aventura es la de introducir a jugadores y directores noveles en el maravilloso mundo de los juegos de rol; pero pa' mí que puede conseguir justo lo contrario. ¿Cuál es el problema? Las causas de muerte gratuitas. Y cuando digo gratuitas digo gratuitas. Sí, amigos. La sombra de La Tumba de los Horrores es alargada. Para que os hagáis una idea: nada más empezar sólo por acercarte a la torre tienes 1 posibilidad entre 100 de que te caiga un rayo y te mate, que aumentan a 1 entre 20 si llevas armadura de metal o un objeto voluminoso. Es decir, que existen bastantes posibilidades de que te mueras sin ni siquiera haber empezado a jugar. ¡Ah, ja, ja, ja... qué divertido, qué bien me lo he pasado! Adiós, no me llaméis más.

Y de ahí para arriba: venenos mortales hasta en las plantillas de los zapatos, cosas que te atacan porque sí, enigmas imposibles de resolver porque no se da pista alguna en ninguna parte y un largo etcétera de situaciones, todas absurdas y mortales, que harán las delicias de todos aquellos que quieran acercarse a esta bella afición. Pero de entre todas ellas, con la que más me he reído ha sido con la pecera, que paso a exponeros:


En la sala del telescopio hay un estanque lleno de peces que nadan alegremente. Pero espera, espera, verás que risa. El caso es que si alguien toca el agua del estanque...

¡Pierde la mano! ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Porque no es agua! ¡Es ácido! Bueno, es una forma de hablar, no es que el personaje vaya a perder la mano. Sufre 1d6 puntos de daño, o sea que es más probable que muera, porque no hay que olvidar que un personaje de nivel 1 en estos retroclones no suele tener tantos puntos de vida. Pero cuidado, que por si alguien se preguntaba qué cojones hacía un estanque de ácido con peces capaces de vivir sumergidos en ácido en medio de un observatorio astronómico el autor nos aclara la situación, no vayamos a pensar que esto es así porque sí. Y traduzco:

"¿Qué son estos peces? ¿Cómo han sobrevivido todo este tiempo en un pequeño estanque? La respuesta "oficial" es que el mago descubrió la forma de transportar peces desde otros planetas y por eso estos peces pueden vivir eternamente en este estanque. Aún así, la respuesta en tu campaña puede ser totalmente distinta si lo deseas".

Y a esto yo sólo puedo decir: "¡Queeeeeeeeeé tíoooooo, vaya cojoneeeees, si parecen angelotes de los que hinchan los carrillos en los cuaaaaaaaaa chim-pún dros de Murillooooo". Que si eso ya te lo piensas tú. Yo lo dejo ahí. El mago puso un estanque de ácido porque pudo, que lo mismo podía haber puesto una cabina de teléfonos o una fotocopia de su culo. Ay... ¿veis como merece la pena?

Y no te quejes, que podía haber sido peor.

Y ya que estamos aprovecho para comunicaros que ya están colgadas las reglas de la edición revisada de Lamentations of the Flame Princess, a descargar de forma totalmente gratuita, eso sí, prescindiendo de las ilustraciones que estarán incluidas en la versión impresa. Pero vamos, nada que no podáis resolver con un boli bic azul y un par de flashbacks a vuestra adolescencia cuando os aburriais en clase y os dedicabais a pintar penes y decapitaciones en el margen de los libros. Podéis descargarlas desde este... ¡ENLACE! No dejéis de hacerlo, ya que es de los pocos retroclones que aportan algo.

12 comentarios:

Nirkhuz dijo...

Di que sí. Asi se hacen las cosas. Y si no las hacemos así, es porque no sabemos.

Terrax el Maestro dijo...

Jojojo, ¡diversión a chorros (de ácido)!

Cazacurdas dijo...

Y por leer la entrada hasta el final... ¡2d8 de daño sónico! ¿por qué no? :P

Genial la entrada, ¡como siempre!

Endakil dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=q5V01fIjN-s

Anónimo dijo...

Alguien tiene por ahí unas reglas sencillas para adaptar estos módulos al Paranoia, es que leer estas cosas me da moriña de esas fotocopias... ejem... de ese incunable que tengo por ahí.

¿Y si te cae mal un PJ puedes llamarle comunista y le cae un rayo?

dannnn dijo...

yo conocí a un engendro que dirigió una partida y en la torre del mago malvado había un foso..... con cerveza... y con cocodrilos borrachos :D
así que un estanque con ácido no es na

Ragna dijo...

Eso les pasa por meter la mano donde no deben :P

Manuel Fatela dijo...

Tremenda mente perversa y absurda del creador. Eso, sí, con tu entrada me he meado de risa....de ácido, por supuesto.

Edanna dijo...

No, si yo te digo yo que con tanto afán retroclónico..
¡Feliz año!

Reihos dijo...

Genial como siempre. Esto me hace acordar al oso-ninja-emboscador que reseñaste hace tiempo. Una de las cosas buenas de la Old School es que siempre tiene un "algo" en algún modulo que te mata por lo inverosímil o ridículo (y mortal)
Saludos

Anónimo dijo...

Hola, Sr. Velasco

Uno desafortunadamente no tiene tiempo de leer los 40 millones de retroclones que existen, así que sería muy de agradecer, ya que comenta que éste es interesante porque aporta algo, que nos hiciera un breve resumen sobre esas aportaciones que lo diferencian del resto.

Un cordial saludo

Velasco dijo...

Tomo nota y me pongo a elaborar una entrada. Próximamente en "Petrificación o polimorfía"... Guía práctica de retroclones.

Publicar un comentario