jueves, 11 de abril de 2013

Tierra-2: Volverse madiquita.

Acabo de leer el Tierra-2 de esa aberración que ha supuesto el innecesario y lamentable reboot del Universo-DC. No voy a profundizar en el tema del reboot y me limitaré a señalar que es una de las peores maniobras editoriales que he visto jamás, a la altura del Heroes reborn de Marvel y que nos ha devuelto lo peor de los años 90.

Bocas abiertas y dientes apretados.
Hemos viajado en el tiempo.

Y vosotros os preguntaréis, ¿y entonces para qué te lo compras? Hombre, yo vi que el guión era de James Robinson y que los personajes eran la JSA y pensé... mal no estará. Me acuerdo de cuando James Robinson era bueno, cuando escribía cosas como La edad de oro, Leave it to chance y esa joya de la primera a la última página que fue Starman. Yo no sé qué le habrá pasado a este hombre. La vida, supongo, y que al final hace como todos y trabajará para comer y no para satisfacer sus inquietudes artísticas.

Total, que aparte del dibujo regulero lleno de rayitas para que mole y esos colores que invitan a la epilepsia aunque no la padezcas me encontré con otra bofetada a los aficionados al Universo DC, no digo ya de toda la vida, basta con que sean de los últimos cinco años: la reinvención del personaje Alan Scott  el primer linterna verde que, en un alarde de originalidad, ahora resulta que... es gay.

Bocas abiertas y morros apretados.
Seguimos viajando en el tiempo.

¡Vamos, vete ya! Se ve la maniobra editorial desde Cuenca. ¿Qué hacemos para llamar la atención? ¡Ya sé, que un personaje de toda la vida sea gay! Uuuuuh... Cuidado. Qué malotes. Y qué originiales, apenas han aparecido personajes homosexuales en los últimos tiempos quitando a Apollo, Midnighter, Batwoman, Estrella del Norte, Obsidian, el nuevo Spiderman medio negro medio latino del universo Ultimate (no le falta de nada, si acaso ser de UPyD), el Flautista (el nombre parece elegido a posta), Rawhide Kid, Grasa, Vivisector, René Montoya, Hulkling, Wiccan, Rictor, Estrella Rota y alguno más que seguro que me dejo porque uno puede estar a todo. Muchos de estos personajes tratados con más profundidad y, sobre todo, naturalidad que esta obra maestra de la reinvención. La pregunta es: ¿cuándo una editorial dejará de considerar un acontecimiento que alguien resulte ser gay? Parecen la iglesia católica, leche, viven a varios años de retraso respecto al resto de la sociedad.

Además, para que nadie se lo esperara eligieron a Alan Scott, que en el universo DC de toda la vida tenía hijos y todo. Pues ahí sí, he de reconocer que han conseguido su objetivo: no me lo esperaba, aunque algo me olía al ver que en las primeras páginas le dibujaban con la ropa varias tallas más pequeña y que ahora, en lugar de director de un periódico, es presentador de televisión. Blanco, en botella, y saliendo en Telecinco... Y digo yo: ¿qué problema había en crear un personaje nuevo? ¿De verdad hacía falta que fuera Alan Scott? ¿No hubiera sido más fácil reencarnar a Hawkgirl en el cuerpo de un hombre o a Hawkman en el de una mujer? Para algo está la reencarnación, digo yo.

Aquí se lo estaba planteando...

Para mí que lo que consiguen con esto no es normalizar la homosexualidad, sino banalizarla y usarla como recurso barato, amén de retratarla de una forma que te produce un shock diabético. Y es que Scott y su novio chino, lejos de ser una pareja normal, aparecen como dos princesas Disney organizando una fiesta pijama.

La nueva Batwoman y la vieja Power Girl.
Con esas compañías normal que se haya cambiado de acera.

Y ahora el obligado "Conste que no tengo nada contra los homosexuales":
Conste que no tengo nada contra el colectivo homosexual, al contrario, no ponen bombas, ni lapidan mujeres, ni roban dinero público (digo como colectivo, luego los habrá que se dediquen a todo eso a nivel individual). Podría decir que siento por los homosexuales lo mismo que por los ciclistas: me ponen de mala leche cuando cortan una calle para hacer un desfile, lo mismo que me pone de mala leche cuando cortan la Castellana para hacer la vuelta ciclista a España. Yo es que soy muy básico. Y además, volviendo a la Tierra-2 de igual mala leche me pone el uniforme de Flash, esa Hawkgirl descafeinada que han puesto para cubrir el cupo de minoría hispana, o el Solomon Grundi sacado de Walking Dead que es lo que pega ahora.

Y conste también que mi mosqueo con el asunto Alan Scott hubiera sido igual o mayor si la maniobra hubiera consistido en volver hetero a Midnighter.

Y no, no os compréis el Tierra-2, es un truño.

7 comentarios:

Meladius dijo...

El problema es hacer que la homosexualidad sea el factor que defina a los personajes gays, como si eso fuera lo único que realmente importa, la único que le define como personaje, y por eso al final la mayoria acaban por resultar tópicos.

Se que no te moló The Wire, pero ahi tenemos un gran ejemplo en omar Little, violento, duro, roba a los traficantes, tiene su propia y peculiar moral y además es gay, lo cual es un elemento mas a la hora de definirle, pero no cosntruyen el personaje entorno a eso.

Oscar Iglesias dijo...

Batwoman es lesbiana por el mismo motivo, y ahora resulta que un personaje de la serie de Batgirl sera trans...
Si estuvieran bien tratados no habria problema, pero como en DC ser gay es colocar una etiqueta de estereotipo (como Bunker, de los Teen Titans, que ademas es hispano) y eso implica que debe recordarse cada dos por tres y tener ciertas actitudes que dejen claro cual es su caracteristica definitoria, pues la jodimos.

Vende ser portada del NY Times y aparecer en los periodicos con alguna noticia de estas.
Y mientras venda se seguira haciendo.

PD.- si, new 52 es pura bazofia en general. Lo unico que se salva es precisamente lo que se podria haber hecho sin necesidad de reboot...oh, wait!

Fidel Leon dijo...

lo mas triste es que tierra2, es de lo mejor de la nueva 52 :(
y estoy de acuerdo contigo , las historias que están contando , se podían haber echo sin el reboot de las narices




EL Guardian dijo...

Toda tu exposición de por que el comic no te gusto se baso en el tema homosexual... que me da igual, que soy como usted! Pero tío... mas cosas leches!

Velasco dijo...

En este sentido el comic es indignante, el resto simplemente mediocre.

Nebilim dijo...

Me acuerdo hace un año que un chico le dice a su amigo gay: "mira, interpreto a un personaje gay!!" Y lo le respondí: "uy, valla, lo mismo que interpretar a uno que no lo sea".

El problema es como ya dijo Oscar Iglesias. Sabrás que es gay quieras o no, como si de verdad fuese importante éso.

Chema Pamundi y su Yeti dijo...

Bastante de acuerdo en todo. En DC llevan tiempo desnortados. Están nerviosos porque ven que Marvel, pese a no atravesar su mejor momento creativo, lleva una década comiéndoles todo el terreno tanto en ventas como en penetración popular, y solo se les ocurre contraatacar con una idea de bombero como el New 52, que además de no ser demasiado original está mal planificada y peor ejecutada. El otro día en una reseña leí que el problema de DC (frente a Marvel) es que su universo ha perdido credibilidad: ha sido reformado, rebooteado y modificado tantas veces, que los lectores ya no se implican a nivel emocional. Ya no se lo creen.

Publicar un comentario