lunes, 8 de septiembre de 2014

Scenic Dunnsmouth: poetic masterpiece

Lamentations of the Flame Princess está teniendo un año de lo más movidito. El nuevo módulo del Free RPG Day, The doom cave of the cristal-headed children, acaba de salir a la calle para escándalo de todos aquellos que siguen tomándose en serio los reiterativos intentos de llamar la atención de James Raggi (¡Moco! ¡Caca! ¡Culo! ¡Prepucio!), que demuestra una vez más que su padre no iba a verle a los partidos de futbito. Y otro año más que se financia el módulo gratis para el día del rol gratis con un mecenazgo, una estrategia que a la gente le parece de lo más normal pero que a mí, llamadme obtuso, me parece de tener un rostro marmóreo. Que los mecenazgos se nos están yendo de las manos es algo que cada día se hace más evidente pero vosotros seguid ahí en vuestra ceguera provocada por el brillo de las cajas deluxe, las versiones a todo color y las strech goals innecesarias. Y esto lo digo yo que he participado en el de Ablaneda, Barbarians of Lemuria, Perils of the Purple Planet, The chained coffin y Starfall over the Plateau of Leng. Así soy yo, un tío coherente.

Pero también un tío que vive al filo de la actualidad; por eso voy a hablaros de Scenic Dunnsmouth, otro módulo de Lamentations of the Flame Princess que ya lleva un tiempecillo  circulando por ahí. Lo acabo de leer y disfrutar como un enano.

¡Movidón!

Scenic Dunnsmouth es la creación de Zzarchov Kowolski, autor que ya escribiera para Raggi el lisérgico y descacharrante Lamentations of the Gingerbread Princess ENLACE!). Se trata de un pequeño sandbox que se desarrolla en Dunnsmouth, una aldea situada en medio de un pantano habitado por cuatro familias y que oculta secretos terribles, chungos y espantosos. El nombre de la localidad es un guiño evidente a la obra de H.P. Lovecraft, ya que se obtiene uniendo el nombre de dos de sus emblemáticos pueblos enfermizos: Innsmouth y Dunwich. De hecho, la aventura también homenajea los temas principales de esas historias desarrolladas en Nueva Inglaterra, a saber: aislamiento, cultos innombrables y el bello arte cepillarte a tus primas. Pero la gran baza de Scenic Dunnsmouth es que no se trata de un escenario al uso, sino un conjunto de herramientas para crear nuestro propio Dunnsmouth. ¿Cómorl? Sí, habéis leído bien: crear nuestro propio Dunnsmouth.

No hay dos Dunnsmouth iguales, el Director de Juego genera el pueblo de forma aleatoria ayudándose una hoja en blanco, un montón de dados y una baraja francesa de cartas. Con esto se obtiene qué está pasando, cómo están distribuidas las viviendas y edificios importantes, quién vive en ellas, la relación entre los vecinos y algunos datos más que no puedo contar porque si no destripo el argumento, que lo hay. De hecho, con algo de maña, al finalizar este proceso tienes hasta un mapa bastante detallado de este paraíso de los marjales, de este Disneylandia de la ciénaga. Este proceso viene a ser un minijuego para único uso y disfrute de la persona que más lo merece en el mundo después de tu madre: el Director de Juego.

Uno de los posibles Dunnsmouth que se pueden encontrar en el multiverso.

Evidentemente hace falta algo de trabajo por parte del director de juego, pero mucho menos que en otros módulos más cerrados porque, una vez creado el pueblo... suelta a los jugadores y déjate llevar por sus acciones. Y es que, por encima de todo, Scenic Dunnsmouth es una aventura sobre PNJS, pero no en el mal sentido, en ése en el que los PNJS son los protagonistas y los jugadores meros testigos de los acontecimientos, sino de una forma en la que todo el peso de la historia pasa por relacionarse con ellos y verse involucrado en sus miserias. Cuatro familias se baten el cobre en este pueblajo siniestro desde hace varias generaciones, y el resentimiento y las rencillas afloran a la primera de cambio. Añade a eso que no se puede salir de ahí y que están pasando cosas tochísimas en las inmediaciones que no puedo contar para no reventar la historia y la partida sale sola.

La edición, como viene siendo la norma en los productos de Raggi desde que decidió "profesionalizarse", es excelente: formato cuartilla con una maquetación muy limpia y todas las abundantes ilustraciones obra de un mismo autor, algo que, en mi opinión, hace redondo un producto a nivel visual.

Así que, si sois de los que piensan que las aventuras de D&D Next son un zurullo, estáis tardando en daros un paseo por vuestro propio Dunnsmouth.

4 comentarios:

Cronista dijo...

Pues pinta muy interesante. Empezaba a pensar que las aventuras de LofFP habían perdido algo de interés por eso de querer provocar por encima de cualquier otro criterio, pero este me ha llamado la atención. Va a ser verdad que los mejores escenarios de este juego son los que escriben otros que no sean Raggi.

Bester brainstormer dijo...

si que tiene buena pinta, gracias por reseñarla
aunque esta me llama más, como muchas de LotfP para jugarlas antes que comprarlas y leerlas.. a ver si alguien pica ;)

Carisma18 dijo...

Lotfp es el "otro" juego viejuno que me llama la atención, después del gran DCC. Tiene reglas que me gustan mucho, como esas habilidades en d6, el hecho de que sólo el guerrero mejore su ataque, o el ladrón configurable a tu gusto.

Lo que ya me gusta menos es la dirección artística del producto, los dibujos de DCC me enamoran. Esos dibujos de Mullen, de Poag y de Kovacs, son lo que quiero que se imaginen los jugadores durante la partida.

Y los dibujos y portadas de Lotfp psche... Además, la idea de provocar porque sí me ralla un poco. Una cosa es que en un juego de espada y brujería TIENE que haber sexo y violencia y otra cosa es que todo sean penes y gente defecándose (en el sentido tradicional no, se defecan a sí mismos, empezando por los órganos). Falta que haya un TS contra Fist Fucking, jopeta.

Pero bueno, está claro que si se sabe llevar a Raggi es un juego que disfrutar, y tras leer tu reseña y la de Jose veo que tienen muy buen material. Graciñas!

josemasaga dijo...

Pues sí, Raggi se está convirtiendo en un editor excepcional. Aunque coincido con Cronista en que "Better than any man" es una mini-campaña excelente, el resto de aventuras firmadas por él (fíjate, incluso las míticas "Death Frost Doom" o "Tower of the stargazer") son más un conjunto de encuentros y trampas curiosos que otra cosa.

Y ayer mismo anunció la próxima de Zak S., un tochaco de casi 200 páginas...

Publicar un comentario