jueves, 18 de diciembre de 2014

Fumar es importante

Disclaimer: otro artículo que no tiene nada que ver con el rol. O puede que sí.

Afirmar que la sociedad española está medio gilipollas no es algo que sorprenda a estas alturas de la película, pero siempre es divertido encontrarse con pruebas materiales de ello. Desde que tengo hijos soy más consciente de lo que estamos haciendo con las generaciones venideras y del provincianismo que exuda nuestro sistema de educación, un sistema hecho por y para acomplejados que se mueren de ganas de demostrar al resto de Europa que nosotros más. ¿Ellos aprenden a leer a los 6? Nosotros a los 4. ¿A multiplicar a los 8? Nosotros a los 6. Y todo bilingüe, todo en inglés, hasta el nombre de las provincias españolas porque somos unos putos paletos.

A todo esto hay que añadir el énfasis que se hace sobre el "trabajo en casa", que es como llaman ahora a los deberes de toda la vida. Yo no sé a qué gaitas dedican el horario lectivo, porque parece que todo el sistema educativo se sustenta en tener a los críos haciendo deberes toda la puñetera tarde, y el sábado y el domingo enteros. Nos encontramos así con la curiosa paradoja de que un adulto no puede trabajar más de 40 horas semanales, algo que palidece en comparación con el número de horas que tenemos a los niños con el culo pegado a la silla rellenando fichas.

En la imagen, un niño desarrollando su hábito de trabajo
y el amor por la cultura y el aprendizaje.

¿Lo mejor de todo esto? Que estáis todos de acuerdo. A todos os parece bien y creéis firmemente que anular la infancia, el juego y el aburrimiento es fundamental para crear hábitos de trabajo. Sí, todos vosotros. Ahora no hagáis como que no. Alcé mi voz contra los deberes en una reunión de padres en la que, no sólo no recibí el apoyo de ninguno, sino que además hubo varios que apoyaron este espíritu del trabajo que alejará a nuestros hijos de las calles, porque el ocio lleva al juego y, de ahí a los porros, sólo hay un rato de parque.

Evidentemente, lo de hacer deberes no es algo que salga de los niños, que antes prefieren morderse los padrastros mientras miran una hormiga comiéndose a otra; así que esa responsabilidad, ese "hábito de trabajo" recae en los padres, cuyo papel en la educación de sus hijos queda relegado a ser una mezcla de ogro y profesor particular. Los niños no sólo no quieren hacer la tarea sino que, además, les resulta imposible hacerla, no ya sin ayuda de un adulto, sino de toda una comunidad de padres unidos en un grupo de whatssap destinado a desentrañar los endiablados acertijos planteados por el profesorado. Acertijos como éste:


Este ejercicio tuvo a los padres de veintipico niños en jaque durante todo el fin de semana. Por favor, no dejéis de ampliar la foto para poder disfrutar de maravillosos detalles como el dibujo número 2, que no es una V encima de una O, ni un monóculo, ni un anillo, es una medalla. O en la maravillosa obra de cubismo tardío que es el dibujo número 3, del que se especuló que podía ser la cabeza de un tornillo o un robot que había perdido un ojo y resultó ser una pastilla. Pero mi favorito entre todos ellos es el dibujo número 6, que representa algo fundamental para la educación de los niños de 6 años: un cigarrillo. Sí, nuestros hijos deben ir familiarizándose ya con el tabaco porque, ¿a qué edad se fuma en otros países de Europa, a los 18? Son unos mierdas, pues entonces nosotros a los 6. Pero no contentos con esto atentos a la palabra que tenían que aprender nuestros pequeños: no la palabra "cigarrillo", ni "cigarro", sino "pitillo", algo más informal, más jovial, más adecuado y cercano a los jóvenes. Supongo que en lecciones venideras aprenderán también otros sinónimos como "trujas", "tolfi" o "cilindrín".

Y esto es eso tan importante que tienen que aprender en casa, eso con lo que adquieren sus hábitos de trabajo: pastis y pitis. Y de paso vamos introduciendo también "bellota" por si en el futuro, cuando abandonen el colegio a los 16 porque ya están hasta la gorra, deciden bajarse al moro para sacar unos eurillos. Sólo puedo decir: bravo.

Me ha quedado largo, ¿no? ¿Aún hay alguien ahí? ¿Hola?

14 comentarios:

Enrique M dijo...

Lo del "pitillo" me ha matado XDD ¿Todavía se dice "pitillo"? Joer, dejé de fumar hace años, a lo mejor es por eso, pero juraría que eso no se decía ni siquiera cuando yo era adolescente, y eso que era la época del "la basca", el "da buten" y demás joyas de la lengua española. No sé, a lo mejor es que con tanto hipster y tanto amor por lo "vintage" (perdón, "carca", que yo estoy "en la onda, tronco") ahora resulta que es una palabra de lo más común y ni me he enterado...

Lo de los deberes... Es cierto que por lo visto el añejo sistema de educación de la EGB, el BUP, el COU y demás que yo viví debía ser malo de huevos porque aprendíamos cosas inútiles como a leer algo más largo que el twitter y a sumar sin usar los dedos ni la calculadora del móvil, menos mal que los genios de este país se pusieron manos a la obra y nos regalaron toda una serie de profundas mejoras educativas bien fundamentadas y con sustanciales mejoras apreciables por todos... Sí, es una ironía, lástima que los niños fruto de esos sistemas ya no vayan a saber identificarla si no pongo un emoticono al lado. Ahora bien, también puedo hablar desde el lado del profesorado, y sin dejar de darte la razón respecto a lo inapropiado del sistema educativo y muchas de sus metodologías también he de romper una lanza en su favor y decir que con los años cada vez veo a los padres más sobreprotectores y más "ay pobrecico mi ninio cuanto sufre", que quizá es porque yo no soy padre, pero creo que ni tanto ni tan calvo, ¿no?

Anónimo dijo...

Vale que en el colegio de tus hijos les incita a fumar tabaco, pero al cambio les disuade de fumar porros al base de deberes. Yo lo veo bien, pero parece que solo te quedas con lo negativo.

alonso dijo...

Pues yo no creo que sea para tanto, mis hijos traen deberes muchos días pero los hacen en media hora y a correr. Es verdad que al principio me tenía que sentar con ellos a hacerlos, pero pasado un tiempo ya los hacen solos, yo solo digo es la hora de los deberes y ellos se van a sus mochilas sacan sus cuadernillos, se sientan los hacen, me los enseñan y los guardan y todo esto casi si tener que gritarles ni abroncarles mas de lo necesario.

En serio, creo que no son para tanto los deberes y además, que cojones, yo cuando estudie hacia deberes como un hijoputa que ya parece que no nos acordamos

josemasaga dijo...

Solo una verdad (legal) como un templo: los deberes no son obligatorios ni para alumnado ni para familias. Ninguna ley de educación los contempla. Plantaos, negaos.

Y ya desde una postura pedagógica fundada en una vasta experiencia docente: son una puta mierda y un coñazo. Y rancios.

mazikeen dijo...

Y lo de dibujar un pasillo, ws de ser unos cracks. Jajajaja.

kelven dijo...

Jodo, pensaba que era el único que estaba hasta los webos de ver a mi hijo hacer deberes, hacemos que escriba algo corto en el cuaderno de los deberes (tiene cuaderno que revisa su profesora) y nos ponemos con juegos de mesa, (lee las cartas, suma dados, escribe sus pistas ....), porque como no hay niños en los parques, de su edad, porque están haciendo deberes, se aburre.

Pati Igualada dijo...

Eso aún no lo estoy experimentando en su esplendor, mi hijo mayor tiene 5 años, 6 el domingo, y cursa primero. Por el momento solo trae una o dos hojas el viernes para traerlo el lunes, y un breve cuento para practicar la lectura (letra de palo y ligada). Si bien nos lo tomamos con calma, no es algo muy pesado de momento.

Josep Casanova dijo...

No me gustan los blogs de rol (a pesar de que tengo un blog de rol), y será por eso que éste me encanta.
Gran entrada, junto con las otras que no son tan de rol.

Reihos dijo...

La doble L es UNA letra? Me acabo de enterar. T-T

Juan Pablo dijo...

Y la refostia ya es cuando llevan deberes de inglés y sus padres no tienen ni repajolera.

A ver cuándo se entera de una puta vez que los niños como mejor aprenden es jugando, los de cualquier edad (¡incluso nosotros!). Lo del hábito de trabajo no hace falta inculcarlo, si el niño disfruta con lo que hace ni se entera de que está trabajando.

Guiu dijo...

Va todo bien por casa tio? Te noto agobiadillo

Conan dijo...

Yo tuve un profesor de mates en bachillerato que nos dijo que nuestro primordial objetivo como estudiantes de bachillerato era sacar las mejores notas con el menor esfuerzo posible. Y que jamás nos mandaría deberes puesto que si le daba tiempo a enseñarnos mates en sus horas era problema suyo y no nuestro, y que para las 7 horas que pasábamos cada día en clase era inhumano pedirnos que al llegar a casa siguiéramos pensando en los estudios. Eso sí, su hora la sudabas entera.

Dicho esto, yo siempre hice boikot a los deberes. Y a mis padres se la soplaba mientras tuviera notas decentes. Y recuerdo unos cuantos momentos embarazosos cuando un profesor me preguntaba:
- por qué no has entregado el trabajo sobre la casa de bernarda alba?
- porque no me he leído el libro.
- Comooor?
- Lo empecé y me pareció un coñazo. Es lo que hay.
- Pues tienes un 0 en el trabajo.
- Es justo.

Eh, y no pasa nada. Me como las mismas tildes que el resto.

Por otra parte Velasco, hay gente peor que tú y que esa gente que encadena a sus hijos a la mesa del comedor hasta que terminen los deberes. Y son los padres que "regalan" a sus hijos cuadernillos de ejercicios para verano.

Se merecen la horca.

David Azofra dijo...

Hay países donde los niños tienen mejor rendimiento académico y no hacen apenas deberes en casa.

Son esos paises a los que los desgraciados que mandan (porque nosotros los pobres les dejamos) miran para compararse con "Europa". Esos países en los que se cobra más, hay mejores condiciones de vida y mayor grado de satisfacción.

Que digo yo que para compararnos con paises extranjeros tan a menudo solo cogemos lo puto peor.

Y si, tener a los críos (y a sus padres) toda la tarde atados a los deberes para "aprobar" es inmundo. Los críos deberían ir al colegio a aprender, y ser educados en casa. Y no ir al colegio a escuchar, aprender en casa y ser educados por la tele y el guasap.

El Dungeon Master dijo...

Gran entrada, un tema que, en realidad, nos afecta como roleros: el legado que queremos dejar a nuestros hijos, más tiempo libre = más tiempo para que ellos juegen o se vícien a eso que nos gusta.
Alonso: flaco favor haces apoyando la idea de que los hijos tengan jornadas más largas que las de sus padres; el que tus hijos hagan las cosas en 30 minutos no significa que los demás lo hagan igual... ¿tú te llevas trabajo a casa? ¿por qué sí tus hijos? ¿porque a tí te lo hacian?
no seas mal padre chaval, eso es una mala lección.

Publicar un comentario en la entrada