viernes, 11 de septiembre de 2015

El heraldo del Rey Amarillo

Antes de las vacatas tuvimos la ocasión de jugar el segundo escenario de Ripples from Carcosa (del primero hablamos en este ¡ENLACE!), esta vez ambientado en la edad media del Cthulhu Dark Ages y titulado El heraldo del Rey Amarillo.

El susodicho en su recientemente publicada segunda edición 
que adapta las reglas a la séptima edición de CoC...
No sé si me explico.

En este caso la aventura dio para dos sesiones enmarcadas en la Inglaterra del siglo XI recientemente invadida por los normandos. Uno de estos nuevos señores normandos, Lord Boniface, llega y se caga en las viejas costumbres ofendiendo profundamente a un viejo bardo pagano. Cuando quiere reparar la ofensa (por vía de los personajes jugadores, faltaría más), ahora es demasiado tarde, princesa, y ya se está montando la mundial en el apacible feudo de Shereborne.

Y hasta aquí puedo leer.
Tenemos el calcetín sudado que nos ha dejado Hastur...

Creo que la aventura no salió mal del todo, aunque me parece que los jugadores no terminaron de descubrir qué estaba ocurriendo y se saldó con un investigador muerto: la miope sor Danielle, que el señor acoja en su seno. Hay que decir que la buena mujer murió cuando se vio involucrada en una situación comprometida y sus compañeros decidieron dejarla a sus uñas. Que salieron najando, vaya, maniobra que en La llamada de Cthulhu se conoce como "maricón el último". Lo curioso es que la historia estaba planteada de tal manera que había ciertos momentos en los los investigadores podían decidir desentenderse del tema, como así hicieron los dos supervivientes, y dejar que los planes de Hastur siguieran su curso. Así que, de momento, han palmado dos de los dos escenarios jugados. Creo que va siendo el momento de mejorar un poco los pregenerados y darles ventajas como "Sentido común", "Sentir el peligro" o "Jugar a otra cosa".

Sí, ventajas, porque todo esto lo hemos hecho usando nuevamente... el GURPS. ¡Todos conmigo!

¡Qué tioooo, vaya cojoneeees,
si parecen angelotes de los que hinchan los carrillos en los cuaaaaaaa...

¡CHIM-PUN!

...drosdeMurillooooo!

Gracias, gracias, la verdad es que no me merezco menos. He de decir que el empecinamiento con el GURPS me está pareciendo una inversión a largo plazo. Y me explico: la ingente cantidad de material hace que prácticamente te tengas que redactar tu propio manual recopilando y descartando reglas de aquí y de allá. A esto hay que sumarle que la creación de personajes es larga y farragosa... y bla, bla, bla... lo que ya sabéis todos. PERO el sistema no es complejo en sí, es más, puedes calibrar el grado de complejidad deseado, y según lo vamos usando me voy haciendo con él y me resulta bastante cómodo. No en vano la próxima aventura de la campaña, Heredera de Carcosa, está ambientada en el futuro, en el año 2145 de End Times con sus naves espaciales, armas láser y movidazas virtuales y sigo pudiendo usar el mismo reglamento. Y luego puede que me meta en la nórdica y vikinga Ravenar Saga y podré seguir usando el mismo reglamento. Y luego a lo mejor en la onírica Starfall over the Plateau of Leng y podré seguir usando el mismo reglamento. Y así hasta que me canse o me reviente la cabeza de tanto hacer pregenerados, lo que ocurra primero.

Por cierto, podéis, si queréis, descargar los pregenedos que utilizamos para El heraldo del Rey Amarillo en este ¡ENLACE!

1 comentarios:

amverbo dijo...

Después de leer esto, a ver con qué cara digo que me da pereza adaptar aventuras de D&D a DCC, me voy a tener que poner con ello. Y que sepas que he tarareado la canción y mi mujer me ha mirado raro.

Publicar un comentario