lunes, 14 de septiembre de 2015

Gratuita mis cojones

Se acaba el verano, llega el fresquibiri y con él la vuelta al cole y la tradicional compra de libros de texto. Sí, lo siento, otro año que os hago lo mismo y vuelvo a dar la brasa con el papel de los libros de texto en la enseñanza pública, obligatoria y gratuita en nuestro país, si hacemos caso al artículo 27 Constitución, ése texto mágico que sólo sirve para encontrar una excusa para sacar antidisturbios. Esa Constitución, a la que tantas interpretaciones se le puede dar, de texto tan ignoto como inamovible, que una reducida élite de privilegiados invoca para gobernar sobre el resto de los mortales. La Constitución, amigos, es el Necronomicón de la democracia.

¿Veis? Lo pone bien claro:
Artículo 27.4: obligatoria y gratuita menos los libros de texto.

Pero bueno, que me desvío del tema. O no. Hablaba de los libros de texto y su lugar en la enseñanza pública. Esos libros de texto que está OBLIGADO a comprar, porque si no van a amonestar a tus hijos en el mejor de los casos o directamente a suspenderles en el peor. Unos libros de texto que no se los compras precisamente al Ministerio de Educación, que podría reinvertir ese dinero en mejorar nuestras escuelas (sí, soy un soñador, un loco romántico), sino a una serie de empresas PRIVADAS que agarran la pasta y la reparten entre su junta de accionistas. Es una forma de corrupción institucionalizada y, lo que resulta más sorprendente, abiertamente aceptada por la sociedad. Haced esta pruebas: id a una reunión de padres y plantead que deberíamos negarnos todos a comprar los libros de texto. Las caras van a ser las mismas que si fueras de Femen enseñaras las peras pidiendo igualdad de salario.

Este año, mi hijo mayor empieza 2º de Primaria y mi hija 3º de infantil. Ni siquiera sé cuánto me he gastado en los libros de texto de cada uno, teniendo en cuenta que han sido 14 los del mayor y 6 o 7 de la pequeña, no lo sé, he perdido la cuenta porque he tenido que hacer varios viajes a la librería porque siempre faltaba uno o se habían equivocado en otro. 14 libros. Se necesitan 14 libros para explicarle a un niño que un cuadrado tiene 4 lados, que los mamíferos son vivíparos y que mamá se escribe con "m" y acento en la "a". Y lo mejor de todo, lo que me parece una absoluta genialidad, es que estoy comprando 2 veces los mismos libros. Sí, le he tenido que comprar a mi hija los mismos libros que compré a mi hijo para mi hija. Ni siquiera es que han cambiado el libro, la editorial o el temario, no, los mismos putos libros. Eso sí, sin pintar, ni recortar, ni pegar pegatinas, el trucazo de oro de los editores para dejar los libros inservibles. Acaban el curso que no valen ni para hacer confeti.

Y todavía nos falta el de valores.

Así que nada, un año más quiero felicitar a los accionistas de Anaya, Santillana, Everest, etc... y esperar que se peguen una buena mariscada a mi costa y que las señoritas de compañía sean limpias y buenas conversadoras. Y a nosotros, los padres con hijos en escuelas públicas, un fuerte abrazo y a seguir comiendo pollas. Hasta que llegue el día en que no los podamos pagar.

13 comentarios:

Carlos de la Cruz dijo...

Como compañero padre con TRES hijos en escuelas públicas... permíteme llorar en tu hombro. Yo me he dejado unos 500 eurazos. Tampoco sé la cantidad exacta, porque esto no incluye el material extra como lápices, sacapuntas, bolígrafos o, toma del frasco carrasco, un paquete de 500 folios. Sólo contando con mi colegio nos debemos haber cargado 15 hectáreas del Amazonas.

Projapan dijo...

Pues yo como primerizo he de confesar que me parece brutal. 120 € me he dejado para un niño que no tiene ni tres años. Me dirán ustedes que va hacer el pobre con los libros para que valgan lo mismo que el mithril..

Sr. Rojo dijo...

Más razón que un santo, oiga...

Alfonso Junquera dijo...

En algunos coles/institutos la gente esta creando una especie de bolsas de libros donde tu dejas los usados y te puedes llevar los que te hagan falta.
Claro que para infantil como todo son fichas de pegar y dibujar eso no vale, pero es un comienzo para ir librandonos, o sorteando, la trampa esa de los mil libros de los cuales no se usa ni la mitad ya que entre una cosa y otra no da timepo nunca a terminar el temario entero.

Olosta dijo...

En Andalucía los libros de primaria y secundaria son gratuitos (bueno gratuitos no, que los pagamos con impuestos) y se pasan de unos alumnos a otros. Sólo hay que pagar los lápices, etc. Lo que nos piden es que los forremos para que duren y puedan pasar a otros alumnos.

Anónimo dijo...

Y... ¿cuánto dices (o decís) que te gastas en manuales de rol al mes?

Saludos

Velasco dijo...

Muchísimo menos y no al cabo del mes, te lo garantizo. Y, de gastar algo, porque me sale a mí de los huevos, no porque me esté obligando nadie.

Carlos de la Cruz dijo...

Con respecto al comentario Anónimo sobre cuántos nos dejamos en manuales de rol al mes, me gustaría puntualizar que yo me dejo AL AÑO menos dinero en rol que en libros de texto.

Y, además, esa no es la cuestión.

Manuel Fatela dijo...

Yo tengo a los mios en una escuela concertada y además de los libros, pues lo que toca pagar de material y mensualidad, comedor, etc. También tenemos un tema de reciclado de libros, pero las editoriales dan mucha caña con los cambios de libros y cada año se hace más dificil, con cambios de temarios y libros, vaya, una excusa para que te dejes las perras en los libros que muchas veces, no se pueden aprovechar de un año para otro. Es una sangría.
En fin, que toca jodernos y seguir pagando y esperar que, con suerte, esta inversión en educación para tus hijos sirva de algo y no se vean en el paro, viviendo en tu casa con 30 años.

Uve dijo...

Aquí otro sufridor con tres hijos. Diez libros donde antes te apañabas con el Senda de lectura y tres libros más de Santillana que, además, heredabas de tu hermana quien, a su vez, los había sacado del vecino del cuarto.
Entroncando, es un sacacuartos peor que la metatrama del Vampiro segunda edición. Claro que, por aquel entonces, a los de la Factoría no se les ocurrió lo de los suplementos de campañas recortables de un solo uso, o los libros de clan con gomets que...
Coño.
Qué buena idea...

Sr. Rojo dijo...

¡Ostras Velasco! Después de tantos años sigues teniendo haters que te siguen. Yo pensaba que esos tiempos de rock and roll ya habían pasado...

Y si el señor anónimo decide volver a pasarse por aquí; resulta que la Constitución no habla de la gratuidad de los juegos de rol y sí de la educación obligatoria, por lo que creo que no viene al caso lo que se gaste Velasco (o cualquier otro) en rol al año. Pero por si te interesa no me gasto un € en manuales desde el año 2011 que compré el Compendio de Reglas de 4ª edición por 20€. Procuro amortizar todo lo que he ido comprando a lo largo de 25 años de rol.

Acamagic dijo...

En Mexico los libros son gratuitos, aun el nño vaya a una escuela privada o publica el gobierno le entrega un paquete de libros. El problema que tenemos aqui en Mexico con las escuelas publicas son los maestros. lastima que aunque su constitucion dice que la educacion debe ser gratuita. sus libros se los venden empresas privadas. es como Una tienda de limonada gratis, solo que debes de llevar tus limones, tu agua y tu azucar :D

Lord Darkmoon dijo...

Si... yo tengo uno en 3ª de Infantil y ota en 3ª de Primaria. Y aún comprando los libros en Amazon (descuento del 5%) y algunos por mi hermana profesora (con un 25-40% de descuento) me he gastado casi 400 Euros...

Publicar un comentario