lunes, 21 de septiembre de 2015

LES 2015... creo

Al igual que todo bloguero que se precie, me corresponde hacer el informe de rigor sobre mi paso por las Ludo Ergo Sum de este año, y que viene a ser algo así:

El viernes después de comer me empieza a doler la garganta. Salgo de trabajar y me voy para casa a recortar miniaturas de papel para Batirse el cobre, el embudo de Clásicos del Mazmorreo que voy a dirigir el sábado. El catarro me golpea con toda su furia y me voy a la cama.

Paso una noche de mierda.

El sábado desayuno un café con ibuprofenos y me voy a Alcorcón con los ojos llorosos y los oídos y la nariz taponados. Tengo la sensación de que saludé a Rafa y a Carolina en la cola de inscripción, creo que dirigí la partida entera porque tengo una foto del último encuentro en el móvil, me parece que me saludó gente aunque no tengo muy claro quiénes, y así hasta que me fui a casa a eso de las siete.

Y aquí un mensaje de interés general.

Ahora estoy leyendo crónicas y mirando fotos para comprobar que no me subí a bailar desnudo a un tablero de Kings of War ni nada por el estilo. Así que si alguien se acercó a hablar conmigo y me limité a mirarle con expresión enigmática, que sepa que no es porque soy un hombre interesantón y misterioso, sino porque no sabía quién me estaba hablando ni qué me estaba diciendo.

Muchas gracias a los que se sentaron a mi mesa, quienes quiera que fueseis; espero que lo pasarais bien.

Igual me ha quedado un poco corto...


2 comentarios:

Manuel Fatela dijo...

jajajajajaja, muy bueno, el paciente cero de la nueva epidemia zombie, y encima atacando en las LES, epicentro del nuevo apocalipsis zombie.

Mejórate o sigue expandiendo el virus, lo que más te apetezca.

Carlos de la Cruz dijo...

Yo te hice una pregunta y me hizo muchísima gracias tu respuesta:

"Ay, qué lección nos ha dado la vida".

Si te acuerdas de la pregunta entonces no ibas tan mal xD.

Publicar un comentario