lunes, 5 de octubre de 2015

Lankhmar y Lankhmar

Tras el anuncio de que habían adquirido la licencia de la obra de Fritz Leiber y que pronto publicarían una enorme caja dedicada al mundo de Newhon y la ciudad de Lankhmar, Goodman Games editó dos suplementos para Dungeon Crawl Classics para ir abriendo boca: Through Ningauble's cave y Patrons of Lankhmar.

Algunos de vosotros no conoceréis la obra de Leiber, a lo que yo digo... ¡herejía! No sé si se puede decir que se trata de uno de los autores más infravalorados del género, pero lo que sí es cierto es que en España sus libros han estado absolutamente desaparecidos del panorama editorial durante años, hasta que Gigamesh se hizo con los derechos y publicó Primer libro de LankhmarENLACE!), una recopilación de todos los relatos protagonizados por los dos aventureros por antonomasia: Fafhrd y el Ratonero Gris.


Reconozco la importancia del papel de Tolkien en la literatura fantástica, pero lamentablemente no puedo con él. En su día devoré El Hobbit pero se me atragantó El señor de los anillos hasta el punto de abandonar su lectura a unas 75 páginas del final. No podía más. De El Silmarillion mejor ni hablamos, nunca pude pasar de las primeras 20 páginas. Me parecía estar leyendo una guía de teléfonos. Con las películas tampoco tuve mucha más suerte. Recuerdo que al salir de la primera tuve esta conversación con mis colegas:

COLEGA 1: ¿Qué te ha parecido?

VELASCO: Un auténtico coñazo.

COLEGA 2: ¡Pero si es super-fiel al libro!

VELASCO: Efectivamente.

Pero volvamos a Leiber, que me estoy yendo a Tolkien. Como decía, reconozco la importancia de Tolkien, pero no comulgo con él y no sé por qué no hay otros autores que reciben más reconocimiento como Jack Vance o el propio Leiber. Lejos de la frialdad y minuciosidad psicopática del filólogo sudafricano a la hora de crear su Tierra Media, Leiber reconoció abiertamente que no tenía ni idea de cómo era el mundo de Nehwon, que se lo iba inventando sobre la marcha según las necesidades del relato. Estas declaraciones, que para los aficionados a la literatura fantástica pueden rozar la herejía, resumen de maravilla el estilo de sus relatos: libres. Si algo caracteriza a los relatos de Fafhrd y el Ratonero es la libertad, el derroche de imaginación, y la anarquía. Son también una oda a la amistad y la camaradería, y desprenden una vitalidad y una alegría que resulta sorprendente viniendo de una persona con una vida tan trágica en ocasiones como fue la de Fritz Leiber.

Si queréis saber más sobre este autor y su obra no puedo más que recomendaros el blog Fritz Leiber, de Mikel y Patxi Larrabe, que podéis encontrar en este ¡ENLACE!

Total, que la noticia de esta unión entre Goodman y Leiber no podía más que augurar material de primera.


Through Ningauble's Cave es un suplemento que describe a esta misteriosa entidad, lo convierte en un patrón (que en los relatos lo es, patrón de Fafhrd) y describe su cueva, un nexo entre dimensiones que permite agarrar a los aventureros de tu campaña actual y enviarles a cualquier lugar de Nehwon, o de cualquier otro mundo. Una maniobra muy ingeniosa para favorecer el tránsito a esta ambientación, aunque sólo sea para aventuras puntuales.


Por otra parte, Patrons of Lankhmar es (sorpresón) una recopilación de patrones para esta ambientación, entre los que podemos encontrar al colega/rival de Ningauble, Sheelba de la cara sin ojos (patrón del Ratonero), a la mismísima muerte o, a mi favorito, Issek, el de la jarra. Lamentablemente, no se proporcionan m´sa conjuros que el de Invocar patrón para cada uno de ellos, quedando los conjuros de patrón relegados a la caja de Lankhmar de próxima aparición. A mí esto no me ha gustado nada, prefiero menos patrones, y completos, que muchos patrones a medias. Te queda la sensación de haberte comprado un suplemento inacabado.


Además, a la espera de la ansiada caja, han anunciado una aventura de pronta publicación, Masks of Lankhmar, para pjs de nivel 1, escrita también por Michael Curtis, que por lo visto será el encargado de esta línea.

Lo curioso es que ahora en Goodman se les solapa la ciudad de Lankhmar con la ciudad de Punjar, donde se ambientan muchas de las aventuras de esta editorial y que no dejaba de ser un trasunto de la primera. Habrá que ver si mantienen las dos.

10 comentarios:

Olosta dijo...

Totalmente de acuerdo contigo; Fritz Leiber está muy infravalorado en nuestro país. Aunque a mí si me gusta Tolkien también me encantan las de Leiber, las cuales (ó casualidad) estoy releyendo ahora en la edición de Fantasy de martinez roca que es la que tengo.

Alfonso Junquera dijo...

De acuerdo en todo, en alabar a Leiber y a Vance, en que Lankhamr bien merece una nueva adaptación (ya tenemos la de Ad&d, la de RQ y la Svage Worlds), y que el DCC es un sistema perfecto para el mundo de Newton y las aventuras desenfadadas de los dos mayores espadachines de este o cualquier otro mundo. Por ejemplo el relato de la Torre Encantada llena de joyas es perfecta para un modulo del DCC.

En cuanto a los dos suplementos aun no los he leído (pero si comprado en un pack con los Salones Verticales que seguro que le saco provecho), pero la única explicación que se me ocurre es que los patrones no den conjuros ya que si nos atenemos a los libros la magia es muy limitada. No lo se ya lo veremos.

Velasco dijo...

@Alfonso Junquera: lamentablemente la explicación de la ausencia de los conjuros de los patrones es tal cual la he contado. De hecho, en la última página del "Patrons of Lankhmar" dicen que esos conjuros aparecerán en la caja.

Manuel Fatela dijo...

Yo tengo la caja de AD&D y luego me pillé varios suplementos que terminé vendiendo. Ahora tengo todo lo que publicó TSR en PDF y es una ambientación única e ideal para cambiar el registro de las aventuras que solemos jugar de espada y bujeria. Me apunto el libro de Gigamesh para una futura lectura.
Saludetes!!!!!

Tung-Si dijo...

Yo tampoco pude con Tolkien.
Siempre he sido de Robert E. Howard, pero me puse a leer a Leiber y a Vance por el dichoso apéndice N.
Leiber no me entusiasmó, me parece una ambientación arquetípica de fantasía, es como una dragonlance para adultos.

Pero Vance... Qué locura. Eso sí que es libertad. A veces es tan malo que es cojonudo. Hay personajes que mueren de una manera en un relato y de otra en el siguiente. A lo loco. No sé qué se metía, pero era de calidad. Lo mismo hay caballeros y fantasmas demoníacos que naves voladoras. ESO es fantasía. Lo recomiendo totalmente a cualquiera que quiera experimentar el fruto de una absoluta y original libertad creativa.

Si no, siempre os quedará el LSD, pero meh...

Ramón Nogueras dijo...

La obra de Tolkien es mi obra literaria favorita. Sin embargo, creo que Fritz Leiber es el mejor escritor de fantasía de la historia.

M. Alfonso García dijo...

A ver, el problema (o no) de Leiber no es que sea una ambientación arquetípica de fantasía, sino que todas las demás la imitan en muchos aspectos. Leer ahora los libros de Leiber es como los del Conan de Howard: aunque no los hayamos leído, nos "suenan" conocidos. Y es porque ha influido en todos los demás autores que vienen tras él.

Velasco dijo...

@M. Alfonso García tiene toda la razón del mundo. A lo mejor ahora parece algo manido, pero no hay que olvidar que este señor fue un pionero y creador, entre otras cosas, del mazmorreo, como se puede leer en sus realtos sobre Simorgya y Quarmall.

Tung-Si dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros, simplemente a mí me pilló demasiado tarde y demasiado contaminado por otras lecturas y experiencias (rol, videojuegos) como para poder apreciarlo debidamente.

Jose dijo...

A mí me pasó al revés: disfruté de Tolkien, pero las aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris me aburrieron sobremanera. De hecho, sólo tengo una novela llamada Isla de la Escarcha y ahí sigue en la estantería...

Publicar un comentario