martes, 10 de mayo de 2016

Corrección política

Últimamente he vuelto a tener problemas con la corrección política. Y van... Pero bueno, esto no tiene mucho mérito, cada vez es más fácil ser políticamente incorrecto. Ya no es una cuestión de exponer argumentos ofensivos contra determinados colectivos, sino que basta con utilizar una expresión del acerbo popular cuyas raíces se hundan en lo políticamente incorrecto, como maricón el último, trabajar como un chino o lloras como una niña, para que se te tilde de homófobo, xenófobo o machista. ¿Podría no utilizarlas? Sí, supongo que podría pero, ¿para sustituirlas con qué? ¿Último el último? ¿Trabajar como alguien que trabaja mucho? ¿Llorar como una persona sea cual sea su sexo que está muy triste o se ha hecho  daño? Si además, a la hora de hacer "humor" soy mucho más cruel y crítico conmigo que con cualquier otro (gordo, calvo, viejo, bobo, etc, etc...), ¿por qué sólo son estas expresiones las que producen una respuesta tan visceral? ¿No debería haber recibido amenazas de denuncias por atentar contra mi propio honor?

El problema, creo yo, es que cuando alguien se siente ofendido por tu forma de escribir ya no le basta con dejar de leerte, sino que quiere cambiar tu forma de escribir. Empieza a haber una línea difusa entre corrección política y censura.

Y eso sin meternos en el terreno del debate sobre determinados temas sensibles. Ahí ya, cualquier tipo de discrepancia sobre la línea dominante y "políticamente correcta" no sólo es políticamente incorrecta, sino punible. Incluso aunque estés de acuerdo con la cuestión de fondo, sólo criticar la forma te convierte automáticamente en un monstruo. Resultado: te guardas tus opiniones por puro miedo al estigma social porque no son debates, son campos de minas.

La corrección política se nos ha ido de las manos.

John Cleese lo explica muchísimo mejor que yo. No es que pretenda ponerme a su altura, Dios me libre, pero me parece que este señor tiene el peso intelectual suficiente como para aportar unos cuantos argumentos respecto al humor y la corrección política sobre los que merece la pena pararse a pensar un rato. Y además, si alguien no le parece bien lo que dice, se puede enfadar con él y no conmigo. Y no podréis, porque es un señor mayor y llevarle la contraria sería algo propio de gerontófobos, maltratadores y desalmados.



Y aquí está la transcripción. No he encontrado traducción ni ganas para traducirlo yo, pero ayuda bastante a entenderlo.

"I'm offended every day. For example, the British newspapers every day offend me with their laziness, their nastiness, and their inaccuracy, but I'm not going to expect someone to stop that happening; I just simply speak out about it. Sometimes when people are offended they want — you can just come in and say, "Right, stop that." to whoever it is offending them. And, of course, as a former chairman of the BBC one said, "There are some people who I would wish to offend." And I think there's truth in that too. So the idea that you have to be protected from any kind of uncomfortable emotion is what I absolutely do not subscribe to. And a fellow who I helped write two books about psychology and psychiatry was a renowned psychiatrist in London called Robin Skynner said something very interesting to me. He said, "If people can't control their own emotions, then they have to start trying to control other people's behavior." And when you're around super-sensitive people, you cannot relax and be spontaneous because you have no idea what's going to upset them next. And that's why I've been warned recently don't to go to most university campuses because the political correctness has been taken from being a good idea, which is let's not be mean in particular to people who are not able to look after themselves very well — that's a good idea — to the point where any kind of criticism or any individual or group could be labeled cruel.

And the whole point about humor, the whole point about comedy, and believe you me I thought about this, is that all comedy is critical. Even if you make a very inclusive joke like how would you make God laugh? Answer: Tell him your plans. Now that's about the human condition; it's not excluding anyone. It's saying we all have all these plans, which probably won't come and isn't it funny how we still believe they're going to happen. So that's a very inclusive joke. It's still critical. All humor is critical. If you start to say, "We mustn't; we mustn't criticize or offend them," then humor is gone. With humor goes a sense of proportion. And then as far as I'm concerned, you're living in 1984".

Dadle una vuelta, anda.

16 comentarios:

Nirkhuz dijo...

Entiendo que, cuando tratas con alguien, se deba intentar no cagarte en el otro demasiado (que el otro forme parte de un colectivo o haga algo que no te guste no es óbice para tratarlo mal, a no ser que se demuestre merecedor de ese trato) PERO de ahí a no poder siquiera mentar ciertos temas se va mucho. La diferencia entre la educación y la simple y llana tontería.

En temas de corrección política siempre me gusta mencionar un blog, The best of social justice. La autora se dedica a recopilar todo tipo de perlitas que se encuentra por la red. Merece mucho la pena. http://wtfsocialjustice.tumblr.com/

Por cierto, me apunto decir ''Último el que trabaja como alguien que trabaja mucho y llora como una persona sea cual sea su sexo que está muy triste o se ha hecho daño. ''

Rafa Falopowel dijo...

Me encanta leerte, como cambies te pongo de marica para arriba.

jose masaga dijo...

Creo que una opción sería decir a partir de ahora que lo que haces es "jumor", y que mereces un respeto; así también te puedes indignar tú si alguien se queja... "rebota, rebota, y en tu culo explota".

Enrique Freire dijo...

Muy bien. Ahora ya sabes, cuando no sepas que escribir te haces eco de una canadiense que la acosan por twiter para escribir un artículo sobre esas cosas que pasan por allí y que fijo, fijo pasan por aquí, exactamente iguales. Y que no te las intenten explicar para ver que está pasando porque si no pones en duda al acosado/a. Y luego rebuscas en el código penal para darte cuenta de que el acoso rolero via twiter/jornada o similar no existe como punible, pero que algo hay que hacer. Y cuando en facebook publiques noticias sobre el mal estado de tu salud, solo en ese momento, ya eres un rolero de pro, un exégeta de primera. Vas por buen camino.

Cropenshield dijo...

La gente se aburre y parece que lo unico que les entretiene es tocar los cojones a los demas. Aberrado me quede en su dia con la que se armo con la Chainmail Bikini Party de La Marca, con la tocahuevez de turno de un casual frente a la portada del Hitos Core de Nosolorol, y esto es mas de lo mismo.

A quien no le guste que no mire cojones, y si no, que denuncie si quiere que ya veras tu las risas.

Senshi Shiroi dijo...

¿Y es necesario? Pregunto, ¿hace falta ofender (que difiere de criticar) para ser gracioso? ¿No te extraña que si alguno de los colectivos que mentas te lee se sienta molesto porque entiende su condición como un insulto? Que ojo, no seré yo quien te diga cómo escribir ni hablar ni nada, pero bajo esa bandera se han defendido más de una burrada...

Es fácil sustituir esas expresiones, pero imagino que es más fácil ir a por el chiste manido.

Velasco dijo...

Por supuesto, exijo poder ejercer mi derecho a ser un escritor mediocre.

Cropenshield dijo...

La cosa es que no habia intencion de ofender con el uso de esa expresion, cosa que por lo visto la gente no entiende. Es como si el blog tuviera fondo rojo y letras amarillas y se montara un pitote del carajo por ello.

Carlos de la Cruz dijo...

A mí, en este sentido, me encanta una reflexión que publicó Dani Mateo en una entrevista. Hacía referencia a Twitter, pero creo que aplica perfectamente a todo internet:

"En Twitter, el problema es el humor por escrito. Cuando dices una barbaridad y te ven la cara de imbécil, la gente entiende que estás en tono de comedia... el humor por escrito es complicado, sobre todo si el que lee es gilipollas. Además, tu humor puede caer en sitios equivocados."

Ramón Nogueras dijo...

Yo comparto la opinión de Velasco al 100%

TKH-1176 dijo...

Me da que voy a tené un Dejavu, o como quiera que se escriba, pero diré eso de "No one expects the Spanish Inquisition" ...y me suena de algo en este Blog. En fin, no seré yo el que defienda la corrección, sobre todo cuando he crecido en la época de la transición, en la que todo era transgresión, y se opinaba eso de "al q no le guste....que no mire". Pues eso. A aplicarse el cuento.

Víctor Bueno dijo...

Si cambiaras un ápice tu forma de escribir perderías tu esencia. Te sigo desde hace ya más de tres años por tus letras agradables, tus imágenes tan al caso (que no "ad hoc"), y tu ironía tan fina y agradable. Entiendo los clichés como parte de una cultura, que incluso debiera tender al cambio, pero poco a poco, y sin necesidad de utilizar el chantaje emocional para propiciar éste. Si pierdes tu esencia, ya no serías tú. No sé si te leería. Yo, prefiero el humor algo ácido siempre, suele ser síntoma claro de inteligencia emocional, y de la otra también. Gracias por compartir tus letras.

Britait dijo...

Hace poco se montó un pequeño flame sobre un articulo tuyo en un grupo del face, entre la gente que se escandaliza por tu forma de escribir y la que apoya que cada uno escriba como le de la gana.

Eres uno de los ultimos que no se ha amariconado con los años, asi que no te me rajes ahora, al que no le guste que se eche a un lado y que no joda.

Maria Campos Lopez dijo...

Excelente Post, saludos camaradas
MC Politicamente Incorrecto

Vito dijo...

Totalmente de acuerdo. Se nos está yendo de las manos lo de la corrección política. Sacrificamos la libertad de expresión para no ofender a nadie, y en muchos casos les hacemos también un flaco favor a los "ofendibles". La vida está llena de acontecimientos desagradables y de gente con opiniones contrarias a las nuestras o que directamente nos parecerán una mierda. Censurando sólo conseguimos criar adultos incapaces de tolerar opiniones contrarias y afrontar todas las cosas desagradables que sin duda experimentarán en la vida.

En este artículo (ojo, es largo), un abogado y un psicólogo explican el nivel de locura al que se ha llegado en los campus universitarios estadounidenses. Espero que no les imitemos en esto también. http://www.theatlantic.com/magazine/archive/2015/09/the-coddling-of-the-american-mind/399356/

Vito dijo...

Por cierto, que lo estoy viendo últimamente en los manuales de rol también. En las secciones sobre cómo dirigir de un par de juegos de terror recientes (secciones que cada vez son más largas y llenas de perogrulladas, por lo de la sobreproducción que comentabas en otro post) he leído que el máster debería hablar primero con los jugadores para ponerse de acuerdo sobre el todo de la partida y los temas a tratar, no vaya a ser que alguno se ofenda. Lo mismo dice el manual de la Séptima Edición de La Llamada de Cthulhu sobre representar en partida los prejuicios y la discriminación tan extendidos y aceptados en los años 20.

Yo debo decir que jamás he tenido un problema con mis jugadores por esto último, y creo que contribuye a la experiencia de juego.

Publicar un comentario