miércoles, 14 de noviembre de 2018

Proyecto Saga

¡Hola! Voy a hacer como si el blog no estuviera muerto.

Por diversos motivos, ninguno bueno, este verano tuve mucho tiempo libre y decidía adentrarme en el proceloso mundo de los reglamentos para miniaturas. Le eché un ojo al de Warhammer Age of Sigmar, cuyas miniaturas son la polla con cebolla de plástico, pero me pareció un tiradados sin orden ni concierto. Un día lo probé con mi chiquillo y no dábamos crédito, pensábamos que estábamos haciendo algo mal; pero no, resulta que es así de malo. Una auténtica pena.

Aquí una tirada de Ataque en AoS. Faltan la de Daño y la de Armadura.
Y los re-rolls.

Así que, una vez revendida la caja de inicio, decidí investigar otro tipo de reglamentos menos mainstream. Empezamos con Frostgrave, que nos resultó muy divertido, aunque un poco cruel en cuanto a la dependencia de la suerte. El juego utiliza un dado de 20, y cualquier jugador de rol sabe que el dado de 20 es lo más cabrón que hay sobre la faz de la tierra.


El Frostgrave consiste en acumular escenografía
hasta que el tablero parece un poblado chabolista.

Aún así nos echamos nuestras buenas partidacas, y hasta mi hija se animó a jugar con una banda de cazadores de tesoros liderada por...

..."Sueltaloooo, sueltaloooooooo".

Y es que el hecho de poder utilizar cualquier miniatura que tengas por casa (y será por miniaturas con el Diógenes rolero) hace que resulte especialmente fácil de poner en marcha sin necesidad de hacer más inversión que los 15-20 euros que cuesta el manual. De hecho, aproveché para "restaurar" algunas miniaturas viejunas que tenía por ahí guardadas en cajas.

Un zombi restaurado. Mejor que el primer día.

Pero mi investigación no se detuvo ahí, y de Frostgrave pasé a otros reglamentos de Osprey como el Dragon Rampant, con el que también se puede usar cualquier miniatura, y el Fighting Sail, que pensaba jugar usando viejos barcos desmontables de Pirates of the Spanish Main. Lamentablemente, el final de las vacaciones dejó esos proyectos pendientes hasta el verano que viene, eso sí, no sin antes acabar echando un ojo al Saga.

Sobre el papel, el reglamento del Saga me flipó. A pesar de ser un juego histórico tiene un punto lo bastante macarra como para satisfacer a jugadores como yo, que vengo del Hordes/Warmachine. Arrastrado por el hipe empecé a hacerme con toneladas de plástico con forma de vikingos por un precio irrisorio, como la banda vikinga de plástico (¡ENLACE!) de Gripping Beast o los vikingos a go-go de Warlord gamesENLACE!), que encima conseguí con un descuentazo. El caso es que 9 vikingos montados y pintados más tarde me di cuenta de que iba a tardar una eternidad en tener, no una, sino dos bandas pintadas; porque no voy a poder engañar a nadie de mi entorno para que se suba al carro de un nuevo juego de miniaturas, y encima histórico. Y ahí es donde comenzó mi... ¡Proyecto Saga 15 mm!

Pero eso ya lo dejo para otra entrada. Dentro de uno o dos años.

9 comentarios:

Sr. Rojo dijo...

Bueno, más vale tarde que nunca, y que no está muerto lo que yace eternamente, o algo así era. Coincido 100% con los dos parrafitos del Frostgrave, buen juego a pesar (sí, a pesar) del d20. Miraremos las otras opciones ya que te has molestado en contárnoslas.

Manuel Fatela dijo...

El Frostgrave ha sido para mí, un maná caído del cielo después de jugar mucho al warhammer. Es un juego que me flipa y que casa muy bien con el tiempo que tenemos los padres trabajadores y como bien dices, la inversión es mínima. Participé en el crowfunding de la traducción y ahora tengo todo lo que han publicado en español de Frostgrave y no puedo estar más que contento por la inversión en los manuales.

Del saga me han hablado muy bien, todo sea pillar a algún colega que juegue y me haga un tutorial.

Nirkhuz dijo...

El Saga es muy buen juego, pero de histórico no tiene nada. Es un juego arcade con 'pintas' históricas. De hecho daría igual que fuera de orcos vs elfos que de vikingos vs sajones.

Y ojo, me encanta.

Yop, La Torre de Ébano dijo...

Échale un ojo a Rangers of Shadow Deep. El motor es el mismo de Frostgrave, pero puede jugarse solo o de forma cooperativa y tiene un componente mucho más rolero.

Velasco dijo...

Sí, la verdad que el Saga no es muy académico, supongo por eso resulta más accesible a los profanos en los juegos históricos.

Echaré un ojo al Rangers, gracias Yop.

Runeblogger of the Runeblog dijo...

Otro que está guai (porque es el único que tengo) es el Song of Blades and Heroes, que permite adaptar también cualquier miniatura y el reglamento es sencillo, aunque luego puedes complicarlo si quieres.

Carlos de la Cruz dijo...

A mí el Frostgrave me ha puesto ojitos más de una vez, pero es que en casa las únicas miniaturas que tengo son clicks de playmobil, legos de Star Wars y... y ya. Me da vergüenza usarlas xD

Sr. Rojo dijo...

Pues podrías jugar a Frostgrave con eso, Carlos de la Cruz, podrías...

Carlos de la Cruz dijo...

Pues seguro que sí. Y oye, con no hacer fotos y subirlas a redes...

Publicar un comentario